viernes, 13 de mayo de 2011

Una introducción a la geografía radical, por Kirk Mattson


 



CONTENIDO La tradición de la geografía norteamericana
La revolución cuantitativa
La geografía radical: sus orígenes y desarrollo
    Las "expediciones" geográficas
    "Antipode": una revista para la geografía radical
    La fundación de la Unión de Geógrafos Socialistas
Comentarios y conclusiones
Apéndices


Nota sobre el autor
Kirk Mattson, licenciado de la Universidad Simon Fraser en Vancouver, Canadá, es miembro de la Uní6n de Geógrafos Socialistas y ha participado en la "Vancouver Geographical Expedition". Actualmente está convalidando su título en la Universidad de Barcelona con el fin de obtener el doctorado en este centro. Sus intereses académicos se refieren sobre todo a geografía urbana y en especial a temas tales como planificación teoría del desarrollo, migración, etc., con particular énfasis en Iberoamérica y el Tercer Mundo.


UNA INTRODUCCION A LA GEOGRAFIA RADICAL
Este trabajo 1  constituye un primer intento de introducción a la geografía radical, en especial a la norteamericana, aunque no exclusivamente a ella. Por otro lado, este trabajo pretende ayudar a establecer una mejor comunicación entre los estudiantes españoles y norteamericanos esperando que dé lugar a un diálogo productivo, una discusión y un intercambio de ideas.
No existe todavía una historia propiamente dicha de la geografía radical pues no es una escuela en sí, sino que se ha desarrollado a partir de muy diversas fuentes y en distintas direcciones. Tampoco puede decirse que la "radicalización" de la geografía sea un fenómeno inherente a la disciplina, pero sí parte de una tendencia general dentro de las ciencias sociales; no responde tampoco dicho fenómeno a una ideología política determinada, pero sí a una problemática política concreta.
Al ser la geografía radical relativamente reciente, su bibliografía es limitada, dispersa y difícil de conseguir. Por lo tanto este texto se basa en parte en la experiencia y opiniones personales del autor.
El trabajo consta de cuatro partes: en primer lugar, un resumen y discusión de la geografía norteamericana, desde sus raíces europeas hasta la llamada "Revolución Cuantitativa", que constituye la segunda parte. Esta corta relación de antecedentes teóricos es necesaria para la comprensión de los orígenes de la geografía radical, que es, en cierto modo, una reacción y una respuesta a éstos. La tercera parte, eje del trabajo, consiste en la exposición de tres puntos principales: las expediciones geográficas, la revista "Antípode" y la Unión de Geógrafos Socialistas (U.S.G.). La cuarta parte es un resumen y una discusión sobre las posibilidades y el potencial de la geografía radical y de la geografía en general.
 
LA TRADICION DE LA GEOGRAFIA NORTEAMERICANA
Dado el propósito de este texto creemos necesario explorar las raíces europeas de la geografía norteamericana y, por consiguiente, analizar la influencia que éstas han tenido sobre su posterior desarrollo; ello nos permitirá aislar los puntos de partida y las particularidades de una geografía específicamente norteamericana.
Fueron los clásicos europeos quienes sentaron las bases para los primeros estudios geográficos del nuevo mundo. Las primeras generaciones de geógrafos se limitaban a transmitir a sus alumnos la herencia geográfica europea y adaptarla a sus trabajos de exploración, descripción y clasificación de las zonas aún no colonizadas. Sin embargo, basta 1910 no se creó el primer departamento independiente de geografía que se atribuye al geólogo W. M. Davis en la Universidad de Harvard.
Con la excepción de Quebec, fuertemente vinculada a la tradición francesa, la geografía norteamericana, después de la independencia se hallaba bajo la influencia de las escuelas alemanas e inglesas aunque, de hecho, en los siglos XIX y XX dominaron las ideas anglosajonas.
Ciertos conceptos e ideas de las ciencias sociales que se hallaban ya en franca decadencia en Europa, perduraban sin embargo en Norteamérica. Un ejemplo concreto lo tenemos en la absoluta e indiscriminada adopción del enfoque determinista por la geografía norteamericana, mucho después de que fuese debatida en Europa la cuestión del determinismo ambiental y de la aparición de otras alternativas como el posibilismo. Algunos de los más dogmáticos exponentes del determinismo se hallan en Norteamérica (por ejemplo, Ellen Churchill Semple en los años 1920). Esta tendencia fue dominante en la enseñanza e incluso perdura en los propios libros de texto todavía en uso en las escuelas norteamericanas.
El largo dominio del paradigma determinista en Norteamérica responde, en parte, a una actitud particularmente pragmática de una nación en pleno desarrollo nacionalista. El determinismo ambiental sirvió, con sus conceptos simplistas y a veces abiertamente racistas, como justificante a la contínua expansión territorial y dominación de las razas "inferiores" tales como los indígenas, los negros, tos antiguos esclavos del sur y los hispano-americanos (respecto a esto último, recuérdese la guerra mejicana-estadounidense y la expropiación de extensos territorios de Méjico así como la "colonización" de Cuba y Puerto Rico después).
El gran desarrollo socio-político de los Estados Unidos de la época, con su marcado nacionalismo, aislacionismo y expansionismo, explica la utilidad política, militar y, por supuesto, ideológica de las ideas deterministas en Norteamérica.

(Dibujo realizado a partir de una ilustración aparecida en "U.S.G. Newsletter", vol. 3, nº 1, 1977, pág. 8).
Siempre se ha asociado al geógrafo de algún modo con lo militar: la más completa colección de mapas y más tarde fotografías aéreas han sido realizados para el gobierno y financiados por él, en particular por el Departamento de Defensa 2 .
Pero el verdadero punto de partida de la geografía norteamericana (en los años 20) fue, aunque parezca paradójico, la creación de la escuela de ecología cultural de Chicago por un grupo de sociólogos y economistas (Park, Mackenzie, Burgess...). La ecología cultural con su tradición evolucionista (común también al determinismo ambiental) desarrolló numerosas ideas de gran interés para los geógrafos, en concreto la famosa teoría de los "anillos concéntricos" de Burgess que tuvo una profunda influencia en la geografía.
Liberados de las restricciones impuestas por la geografía física y regional, el geógrafo empezó a explorar los límites de su disciplina, adoptando y adaptando nuevos métodos sobre la marcha y, por consiguiente, redefiniendo las bases de su profesión. Encontramos entre las nuevas ideas los principios de una geografía urbana (muy influenciados por el trabajo de L. Wirth, notable alumno de la escuela de Chicago), el desarrollo y revisión de la teoría de la división zonal de la ciudad (H. Hoyt) y la escuela de la geografía cultural de California (C. Sauer).
El impacto principal de esta creciente diversidad de intereses queda reflejado en cada vez mayor especialización de la disciplina. A la vez el geógrafo fue aproximándose otras disciplinas de la rama de las ciencias sociales, principalmente la sociología y economía, pero también a la antropología y arqueología e incluso a las ciencias físicas (biología, ecología), salvando de este modo las distancias entre disciplinas, y acercando así los geógrafos a otros científicos sociales, a otros campos de la investigación, y a otros métodos e ideas. Todo ello contribuyó al desarrollo de la disciplina, y desembocó enresultados concretos tales como la preocupación por la aplicación de técnicas y métodos geográficos a problemas prácticos, sobre todo en el área de planificación urbana y regional.
Estos contactos llevaron a una creciente cooperación interdisciplinaria, reflejados posteriormente en cambios en las instituciones y en los planes de estudios. Pero al mismo tiempo, la adopción indiscriminada de ciertas ideas, métodos y teorías nuevas, dio lugar una especie de crisis de identidad dentro de la geografía, que quedó sin coherencia interna, sin consistencia teórica
De hecho existían razones suficientes para la no-existencia de la geografía como disciplina independiente. Esta época, los años cuarenta y principios de los cincuenta, fue un período de reflexión, reorientación y redefinición del campo de la geografía.
Este estado de contusión relativa es el telón de fondo sobre al cual destacan los primeros indicios de lo que vendría a llamarse la "revolución cuantitativa", que no se limitó a la geografía puesto que ésta nunca ha evolucionado independientemente de 1as otras ciencias sociales. En cierta manera el movimiento cuantitativo fue una búsqueda de la unidad a través del método, un nuevo conjunto de técnicas más o menos comunes todos los aspectos de una "ciencia" geográfica moderna.
LA REVOLUCION CUANTITATIVA
Los últimos años de la década de los cincuenta revelaron la existencia de una generación de jóvenes y brillantes geógrafos, conocidos como los "jóvenes turcos", que constituyeron el núcleo a partir del cual se desarrolló la geografía cuantitativa.
El factor principal que hizo posible la unidad del grupo (bajo su reconocido líder Brian J. Berry), fue la dedicación y empeño por parte de sus componentes en modernizar y convertir la geografía tradicional en una disciplina científica, mediante una revolución dentro de las técnicas y métodos geográficos. En particular, se insistió en la introducción de métodos estadísticos avanzados y en el uso de la tecnología cibernética, hasta entonces prácticamente desconocidos por la geografía.
Este movimiento se dirigió hacia diferentes áreas. Un ejemplo claro lo hallamos en la teoría de la localización (Iocation theory) que puede verse como una extensión teórica de la escuela de ecología cultural de Chicago a la que se han añadido elementos de la teoría de los lugares centrales (central place theory) desarrollada por Christaller, Lösch y otros. La utilidad de la "teoría de la localización" ha sido importante en el estudio de la localización de industrias, de servicios (hospitales, escuelas, etc...), de transportes, y en el análisis regional. La teoría de los lugares centrales, por su parte, ha conducido al análisis de redes urbanas, a la clasificación de ciudades y al estudio de la jerarquía urbana, por ejemplo.
Partiendo de los mismos orígenes se ha desarrollado también la teoría de la difusión, que adquirió mayor complejidad al tener en cuenta al comportamiento humano.
Existen otros campos que vale la pena mencionar, tales como el análisis de área social (social area analysis) y la influencia de la sicología en la geografía del comportamiento (behavioral geography).
La bibliografía existente referente a la geografía cuantitativa es voluminosa, pero en los que nos atañe basta mencionar algunos temas que resumen bastante bien los intereses y preocupaciones de la geografía cuantitativa: la organización espacial de la sociedad, el movimiento de ideas, productos y población, el comportamiento espacial humano, la estructura espacial, la interacción espacial, etc.
El concepto clave sobre el cual se sustenta la geografía cuantitativa es el concepto de "espacio", entendido como algo abstracto y por lo tanto provisto de mayor rigor; es un concepto cuantificable, y que por lo tanto tiene un valor científico superior, puesto que para los geógrafos cuantitativos la cuantificación está en la base de lo científico. Este concepto ha desempeñado para estos geógrafos un papel casi de fetiche, dado el lenguaje y el culto inconsciente del cual ha sido objeto.
La geografía cuantitativa implicó una renovación total de la metodología y teoría geográfica. Por otra parte sacó al geógrafo de los centros docentes y de investigación para llevarlos al mundo de la industria, los negocios, el comercio y la administración. Este cambio se llevó a cabo en un período de tiempo relativamente corto, y a finales de la década de los sesenta los que en un tiempo fueron los jóvenes rebeldes de la geografía se hallaban sólidamente asentados dentro de las universidades, asociaciones profesionales, etc. La estructura de poder en la institución geográfica cambió por completo; la nueva generación había reemplazado en los puestos de poder a los geógrafos tradicionales que se negaron a cambiar o no pudieron hacerlo.
Esta revolución dentro de la ciencia geográfica corresponde bastante bien a lo que Kuhn y Johnson estudiaron y plantearon en el caso de las ciencias físicas y económicas respectivamente, es decir a la aparición, crisis y reemplazamiento de un paradigma científico. En el caso concreto de la geografía cuantitativa, ésta logró en menos de diez años superar el viejo paradigma de la geografía tradicional e imponer uno nuevo, pero éste a su vez evidencia una creciente incapacidad para aportar respuestas a nuevas preguntas y problemas, y queda abierto a la crítica; ¿Son los métodos cuantitativos explicativos? ¿Son estos métodos válidos para el análisis, o bien son tan sólo un sistema refinado y complicadísimo de descripción?
El primer intento real hacia la formulación de una estructura teórica para la geografía moderna fue hecho por W. Bunge en su Theoretical Geography, (1962); esta obra se basa en la teoría del lugar central, considerada como la única estructura teórica verdadera que la geografía haya poseído, generado y desarrollado en el seno de la disciplina misma.
 
 


El rapto de la Geografía (según L. Curry, "Canadian Geographer", vol. 11, 1967, pág. 265). Reproducido sin permiso, pero confiando en la benevolencia del autor)
La obra de Bunge inició un debate continuo, no sólo sobre problemas teóricos y metodológicos sino también sobre cuestiones profesionales y éticas.
Hacia los años sesenta la geografía cuantitativa cesó de ser un fenómeno circunscrito a Norteamérica 3 , y el debate sobre la misma alcanzó a Gran Bretaña, apareciendo una obra clave en el desarrollo de esta tendencia, el libro sobre la "explicación en Geografía" (ExpIanation in Geography, 1969) de D. Harvey.
A pesar de los largos años de discusión dedicados a resolver la contradicción existente en el seno de la geografía cuantitativa, las contradicciones permanecen y el debate sigue abierto aunque se desplaza esencialmente a un terreno nuevo, el ideológico.
Es interesante observar que los que más sinceramente se empeñaron en buscar alternativas dentro de a geografía cuantitativa y resolver las contradicciones que ésta planteaba, como Bunge y Harvey, son hoy las figuras claves del movimiento que ha criticado más fuertemente y reaccionado contra la misma geografía cuantitativa: la geografía radical.

LA GEOGRAFIA RADICAL: SUS ORIGENES Y DESARROLLO
Los tres puntos de referencia más importantes en el desarrollo de la geografía radical son: a) La llamada "Expedición Geográfica" de Detroit y el movimiento expedicionario, b) la aparición de "Antipode" una revista radical para la geografía, y c) la fundación de la Unión de Geógrafos Socialistas. A partir de estos hechos podemos introducir la geografía radical haciendo un poco de historia que podemos ampliar después con una discusión sobre algunos temas y figuras de interés particular.
Las expediciones geográficas
La "Expedición Geográfica" de Detroit (D.G.E.) o, como originalmente fue llamada, "la sociedad para la exploración humana", fue fundada y encabezada por W. Bunge. Partiendo de su experiencia como residente en el barrio, predominante negro, de Fitzgerald en Detroit, un barrio en proceso de "ghettoización", con una fuerte especulación del suelo y alta represión social, Bunge intentó aplicar sus conocimientos geográficos poniéndolos al servicio de la comunidad. Con este fin se puso primero a disposición de las organizaciones comunitarias ya existentes, tratando de ganarse su confianza, averiguando cuáles eran sus prioridades y problemas sobresalientes e intentando luego encontrar formas de resolverlos o de luchar contra ellos utilizando las herramientas de su profesión. Pronto se dio cuenta de que sus vecinos sabían mucho más que él sobre el barrio y se puso a recolectar información, a reconstruir la historia del barrio y él mismo bajo la dirección de la comunidad, utilizando y desarrollando este conocimiento colectivo. Empezó a enseñar a estos geógrafos populares y espontáneos, de manera informal, ciertos métodos geográficos, y cómo utilizarlos en la lucha para la conservación y protección de su barrio, que se hallaba a merced de los urbanizadores y propietarios.

El nuevo rapto de la Geografía: diez años después.
Uno de los alumnos de Bunge fue una muchacha negra de dieciocho años llamada Gwendolyn Warren, una de las organizadoras del barrio, y fue ella quién enseñó al geógrafo "un poco de sentido" mientras que aprendía de éste "un sentido de escala" (Horvarth, 1972). En el verano de 1969 la expedición empezó a concretarse sentando sus principios básicos, (ver Bunge, 1969). "Bunge quería investigar en beneficio de la comunidad negra, pero creía también que ésta tenía que aprender a investigar por su cuenta" (Horvarth). Muchos jóvenes querían educarse y al mismo tiempo servir a su comunidad; este doble enfoque -educación versus investigación- era considerado esencial en la expedición.
A partir de aquí, con la cooperación de la Universidad de Michigan, se creó el "Detroit Geographical Expedition and Institute" (D.G. E.I.) que ofrecía un curso sobre aspectos geográficos en la planificación urbana. Se facilitaron aulas y materiales, y algunos profesores se presentaron como voluntarios para dar clases gratuitamente. El curso estaba pensado sobre todo para aquellos estudiantes de los barrios negros más deprimidos de Detroit, desprovistos del diploma de bachiller, y el programa era controlado directamente por la comunidad.
El resultado de este experimento fue un plan de descentralización escolar para la ciudad de Detroit traducido en un "Informe a los Padres sobre la Descentralización Escolar". El proyecto fue realizado en grupo, utilizando las técnicas aprendidas en el curso. El plan costó la increíble suma de doscientos dólares, mientras el consejo de educación de la ciudad, conjuntamente con la Fundación Ford, realizaban su propio informe que costó 350.000 dólares. Las diferencias entre los dos informes pueden apreciarse en el cuadro siguiente:
 
PORCENTAJE DE NIÑOS BAJO CONTROL BLANCO Y NEGRO
 
PLAN DE LA COMUNIDAD
PLAN DEL CONSEJO DE EDUCACON
% de niños negros bajo control negro
80,0
39,4
% de niños negros bajo control blanco
20,0
50,6
% de niños blancos bajo control negro
20,5
4,2
% de niños blancos bajo control blanco
79,5
95,8
Fuente: A Report to Detroit Parents on School Decentralization. Field Notes of the D.G.E. "Discussion Paper" n. 2, 1970, p. 29.
El número de estudiantes matriculados en el programa pasó de 40 en el verano de 1969 a 470 en la primavera de 1910. Hasta que se rompieron las relaciones entre el Instituto y la Universidad de Michigan.
La Universidad de Michigan suprimió su apoyo financiero y prohibió a sus profesores que enseñasen en el Instituto. Este fue prácticamente el final para la Expedición Bunge se vió forzado a dejar los Estados Unidos para evitar la represión política y refugiarse en Canadá; todavía hoy sigue siendo persona no grata en su propio país. La Expedición de Detroit había llegado a su fin pero el interés que había despertado generó nuevas expediciones en centros tales como Montreal, Londres, Toronto, Vancouver Quebec y Nueva Orleans.
La experiencia de la D.G.E. tuvo también sus efectos en el seno de la disciplina misma. Un nuevo término vino a enriquecer el vocabulario geográfico, el de "advocacy" en la geografía, que implica un compromiso real con los problemas de la ciudad en interés de sus habitantes; problemas cotidianos tales como la distribución de parques, los accidentes de tráfico que dañan a los niños, etc... Esta actitud de compromiso con problemas tanto humanos como políticos contrastaba con la actitud de tos demás geógrafos que estudiaban a veces la ciudad al servicio de urbanizadores y especuladores actitud de desprendimiento y frialdad profesional que ponía de relieve la debilidad ética de la geografía establecida.
El fin de la D.G.F. no fue realmente un fracaso. Bunge reorganizó en Toronto y más ambiciosa de todas, la "Canadian-American Expedition" (C.A.G.E.) aplicando mismo principio del control ejercido por la comunidad, donde viven y trabajan los geógrafos.
Los aspectos positivos de las expediciones deben ser valorados con prudencia. Las expediciones sólo pueden funcionar si cuentan con la total confianza y cooperación de lac omunidad y responden a sus intereses; la experiencia muestra que no caben el paternalismo profesional como tampoco el "turismo emocional" ni el vanguardismo político.

"Antipode": una revista para la geografía radical
La fundación de la revista "Antipode" está relacionada con la organización de las primeras expediciones en 1969. La revista fue concebida como el portavoz de una geografía alternativa, preocupada por problemas regionales y locales. Los primeros ejemplares de "Antipode" demuestran ésto, pues incluyen intormaci6n sobre la expedición de Detroit, sobre el deterioro del medio ambiente producido por las compañías mineras en los Apalaches y sus efectos sociales, sobre la pobreza rural y urbana, etc... A medida que la revista evolucionaba y se desarrollaba, atrayendo cada vez un mayor número de lectores y colaboradores, se estableció el diálogo sobre la necesidad de nuevos métodos de cuestionar y criticar, formulando preguntas sobre el papel de la ideología en geografía. En 1974, en plena evolución y búsqueda teórica la revista se planteó la necesidad de explorar en el campo del marxismo y estimular las investigaciones y contribuciones de los países del tercer mundo. Durante este proceso se fueron clarificando los objetivos y ampliando las perspectivas, ganando lectores fuera de Norteamérica, pero perdiéndose también en el camino, muchos de los primeros lectores liberales, todavía asustados por la palabra "Marxismo".
"Antipode" ofrece un medio de información y comunicación para los geógrafos al margen de la geografía institucionalizada, controlada por las revistas de la poderosa Asociación Norteamericana de Geógrafos (Associacion of American Geographers). Estas revistas, sólidamente establecidas y altamente conservadoras no están capacitadas para tratar con el activismo creciente de la nueva geografía radical.
Recientemente se han introducido en "Antipode" nuevos temas como, por ejemplo: los problemas del desarrollo y la geografía, la economía política urbana, los problemas ecológicos, la vivienda, la planificación, los problemas pedagógicos, por mencionar algunos. Sus colaboradores son estudiantes y profesionales no sólo de Norteamérica sino también de Latinoamérica, Europa y el Pacífico.
La revista tiene cuatro funciones esenciales: ser un medio de comunicaciones de ideas, un órgano didáctico, una salida a la crítica y un medio de exposición de los trabajos de investigación teóricos y prácticos de vanguardia.
La edición de "Antipode" es un proyecto colectivo cuyo centro se halla en la Universidad de Clark y que dirige Richard Peet. Existen otros centros donde se han publicado ediciones de Antipode como son Vancouver y Londres, y se están preparando nuevas ediciones en Austrltia-Nueva Zelanda y América Latina (ver Apéndice I).
Como mencionamos anteriormente la fundación de "Antipode" está estrechamente vinculada a las expediciones geográficas y a partir de este vínculo se ha desarrollado la Unión de Geógrafos Socialistas.

La fundación de la Unión de Geógrafos Socialistas
La Unión de Geógrafos Socialistas (U.S.G.) quedó constituida como tal en Mayo de 1974. Sus principios y objetivos básicos fueron presentados como sigue:
"El propósito de nuestra unión es trabajar para la reestructuración radical de nuestras sociedades de acuerdo con los principios de justicia social. Como geógrafos y como personas contribuiremos a este proceso en dos maneras complementarias: 1) Organizando y trabajando hacia un cambio radical en nuestras comunidades, y 2) Desarrollando la teoría geográfica para contribuir a la lucha revolucionaria". (Fuente: "U.S.G. Newsletter", Vol. 3, N. 1).
La U.S.G. no es ni una organización política, ni una asociación de profesionales en el sentido tradicional. Tal y como su nombre indica es una unión sindical, una organización libre, de estudiantes, geógrafos y no-geógrafos, dedicados a la transformación progresista de la sociedad. Esta unión representa una gran variedad de opiniones políticas, y apoya a numerosas organizaciones políticas a escala local e internacional. La U.S.G. está comprometida también tanto en su papel didáctico como en el trabajo de revisión y replanteamiento de los métodos y teorías geográficas y la búsqueda de nuevas perspectivas y alternativas dentro y fuera de la geografía.
La U.S.G. publica una revista periódica para sus miembros, en la cual se confrontan distintas opiniones, manteniendo la comunicación posible entre los aproximadamente trescientos miembros. El grupo ofrece sesiones de estudio en sus diversos centros (Boston, Baltimore, Montréal, Toronto, Vancouver), y organiza también regularmente mítines que coinciden por lo general con las reuniones y conferencias anuales de la A.A.G. o la Asociación Canadiense de Geógrafos (C.A.G.), operando como conferencias paralelas, donde se incluyen la lectura de trabajos, se discuten temas y se organizan excursiones tanto para los miembros como los invitados e interesados. Estos encuentros cumplen varias funciones: reforzar a organización interna de la unión, servir de introducción a nuevos miembros y dar lugar a una oportunidad para el intercambio de opiniones entre tos asociados.
Pero quizás una manera más eficaz de presentar la U.S.G. sería hacerlo a través de la obra de algunos de sus miembros claves y a través de algunos de los temas generales de investigación dentro de la unión.
Como indicamos anteriormente dos de las figuras más sobresalientes y claves en el surgimiento, a partir de la geografía cuantitativa, y en el desarrollo de la geografía radical son W. Bunge y D. Harvey.
En el trabajo de Bunge aparece claramente el cambio profundo ocurrido desde su ya clásico Theoretical Geography (1962), pasando por el trabajo en Detroit, hasta su trabajo con la C.A.G.E. Bunge no rechaza hoy los métodos cuantitativos en sí, sino que cree necesario hacer un mejor uso de éstos dentro de una geografía realmente humana, y hace un llamamiento a los geógrafos para que participen en una práctica social en todos sus niveles. Bunge se halla actualmente exilado de los Estados Unidos y como geógrafo crónicamente desempleado, aunque lucha tenazmente para que prosiga la C.A.G.E., cuyo cuartel general se halla ubicado en Toronto, donde Bunge trabaja como taxista (profesión que recomienda a todos los geógrafos, al ser una manera muy eficaz de conocer la geografía de cualquier ciudad).
La obra de D. Harvey es en cierto modo paralela a la de Bunge puesto que al igual que éste, ha sido uno de los seguidores e innovadores de la geografía cuantitativa. La obra clave de Harvey es Social Justice and the City 4 . Esta obra, mejor que cualquier otra representa en sí la evolución de Harvey poniendo de relieve la transición consciente desde el liberalismo ético de sus primeros capítulos, donde se plantea una serie de problemas teóricos y morales, para llegar finalmente a la conclusión de que los métodos geográficos existentes son incapaces de resolver las contradicciones internas de la geografía, hasta la postura radical y revolucionaria de sus últimos capítulos; éstos señalan una auténtica ruptura con su trabajo anterior, evidenciando el carácter ideológico de la metodología geográfica y explorando por primera vez las posibilidades que el pensamiento marxista ofrece al geógrafo. Recientemente Harvey ha trabajado con Manuel Castells en París, ha publicado algunos trabajos en la línea de la economía política urbana y se propone publicar una guía de la obra de Marx para los geógrafos.
Debemos mencionar igualmente otros autores que han trabajado en el área del urbanismo y su relación con el subdesarrollo; éstos son: Milton, Santos, T.G. McGee, y David Slater, así como K Buchanan en la geografía de la población y sobre China.
Milton Santos, geógrafo brasileño, es uno de los geógrafos radicales más prolíficos y viajeros; ha enseñado y trabajado en Brasil, Francia, Venezuela, Tanzania, Estados Unidos y Canadá entre otros, lo que le ha dado una gran experiencia práctica sobre los problemas del urbanismo y el subdesarrollo, área en la cual se ha especializado. Es miembro de la U.S.G. y del comité de redacción de "Herodote", y ha editado un número de "Antipode".
Terry McGee, de origen australiano ha trabajado en el Asia del sureste y Oceanía, ha enseñado en la Universidad de Hong Kong así como en la Universidad Nacional de Australia. Los trabajos de McCee sobre las ciudades del Asia del sureste y el proceso de urbanización en el Tercer mundo examinan las consecuencias de las teorías contemporáneas sobre los procesos de urbanización en el Tercer mundo y presentan alternativas a la teoría dominante de la modernización. McGee es uno de los pocos geógrafos que ha examinado en detalle el fenómeno de las migraciones urbanas y la existencia del sector tradicional en el seno de la economía urbana.
Al lado de Santos y McGee, D. Slater ha trabajado también en el área de geografía y desarrollo en el centro de estudios latinoamericanos en Amsterdam.
Keith Buchanan fue el primer geógrafo occidental en estudiar el impacto de la revolución china en el paisaje, en su espléndido libro The Transformation of the Chinese Earth, (La Transformación de la Tierra China). Debemos mencionar igualmente el trabajo de J. Blaut acerca del colonialismo interno en América del Norte, en concreto Puerto Rico, y sus estudios sobre la dependencia, el neo-colonialismo y la teoría del capitalismo.
Podríamos citar muchos otros campos en los cuales tos geógrafos radicales han desempeñado un importante papel como por ejemplo: las cuestiones de planificación y los problemas ecológicos, el transporte (notablemente M. E. Eliot-Hurst), la vivienda, la perspectiva anarquista, etc.
En Canadá se han planteado otras cuestiones de interés, tales como el uso de los recursos naturales, el problema de los indígenas indios y esquimales en su lucha para proteger su patrimonio contra la explotación minera y la construcción de oleoductos, las nuevas ciudades del norte, así como problemas regionales específicos como los de las provincias marítimas del este, la problemática de Quebec y sus relaciones con el poder central. Los principales centros de investigación radical son Vancouver en el oeste, Montréal, Toronto y la Ciudad de Quebec en el este central.

COMENTARIOS Y CONCLUSIONES
Antes de adentramos en las conclusiones hay un hecho que es importante señalar y es que existe ya una estrecha relación entre los procesos que han dado lugar a "Antipode" y a otras revistas críticas en Europa (como "Herodote", "Zone" y otras). Creemos que es conveniente estrechar estos lazos entre los geógrafos europeos en general y los anglosajones, lazos que no están aún suficientemente consolidados.
El contraste entre estas dos geografías es fuerte. Empezando con la separación de las tradiciones geográficas, la francesa y la anglosajona o anglogermánica; esta separación se ha evidenciado más en Norteamérica donde la influencia de la escuela francesa ha queda do relegada a Quebec mientras que el resto del continente ha sido prácticamente desconocida.
La característica más notable de la geografía anglosajona es la enorme especialización que ha alcanzado, sobre todo en los Estados Unidos, hasta tal punto que en algunas universidades, ciertos aspectos de la geografía física, se enseña las facultades de ciencias físicas, mientras que la geografía humana se enseña en las facultades de ciencias sociales.
Esta especialización se acusa aún más a medida que el alumno se va adentrando en la carrera. Esta tendencia responde a las necesidades de una sociedad altamente tecnificada, que demande especialistas; es pues con vistas al mercado de trabajo que más que geógrafos salen de las facultades especialistas en sedimentología, hidrografía, en geografía del transporte, de las comunicaciones o de la industria por citar sólo algunos. A nivel de la investigación ocurre algo parecido; como la competencia entre profesores es muy grande y el campo de la ciencia en constante expansión, éstos se ven obligados en crear sus propios territorios en los cuales se refugian como en nichos ecológicos y aparecen así profesores especializados en la geografía de las sociedades prehistóricas, en la geografía cultural comparada, o en la relación entre el arte y el paisaje.
De esta especialización resulta una consecuencia positiva que es, además de la profundización de una parcela del conocimiento, la creciente cooperación entre disciplinas. Pero al mismo tiempo se pierde el valor de "síntesis" que inicialmente poseía la geografía y desde entonces ésta ha sufrido una fuerte "crisis de identidad".
La geografía cuantitativa intentó unificar la geografía a través del método, pero no ha logrado darle al geógrafo una visión globalizante que le permita enfocar los problemas desde varios puntos de vista. Es interesante observar la calma con la cual los geógrafos europeos se han enfrentado al fenómeno cuantitativo, aceptando los métodos cuantitativos como herramientas útiles sin caer en los excesos en que han caído los norteamericanos.
Para el observador europeo las expediciones geográficas pueden aparecer como terriblemente ingenuas, pero hay que tener en cuenta que si bien la geografía anglosajona ha mantenido un contacto muy intimo con el mundo de los negocios y con el de la planificación, los estudiantes han sido marginados de los problemas sociales en general y de sus comunidades en concreto. Las universidades mismas se hallan físicamente aisladas, fuera de los cascos urbanos, a veces en pequeñas ciudades universitarias o en campus cerrados. Las expediciones geográficas a pesar de haber alcanzado importantes logros en a investigación de problemas tales como la especulación del suelo, el uso de la tierra urbana, etc., no han podido lograr muchos de los objetivos que se habían propuesto, debido en parte a esta ingenuidad que se refleja en un idealismo bien intencionado.
Las expediciones carecían de una sólida perspectiva política, problema común a la izquierda norteamericana en general. La misma crítica aunque en menos grado puede ser válida para la geografía radical en general. Pero a pesar de todo, la geografía radical es un fenómeno muy positivo, ha ampliado la visión de la geografía no sólo en sus aspectos teóricos y de investigación sino que también ha permitido a la geografía entrar en contacto y colaborar con otras tradiciones geográficas y establecer líneas de contacto con grupos de izquierda dentro y fuera del campo geográfico.
En general, y en resumen, podemos decir que la geografía radical ha encabezado la búsqueda de una mayor solidez teórica y una concepción generalizante dentro de la disciplina, se ha preocupado por problemas concretos o teóricos y por encontrar métodos y una teoría capaz de analizarlos y aportar soluciones prácticas a nivel local o nacional.
Personalmente creo que la geografía podría desarrollar sus enormes potencialidades en la medida en que logre mantener su principio unificador, desarrollar la relación de cooperación con otras disciplinas y ser un puente entre los fenómenos humanos y los puramente físicos o espaciales; por ejemplo las relaciones existentes entre la ciudad y el campo, la ciudad y el desarrollo económico-social, los problemas ecológicos y la planificación etc... podrían encontrar en la geografía un buen medio de análisis.
Para finalizar, cabe decir que, en última instancia, es poco importante el que existan una o varias geografías, que tal o cual campo de investigación sea geográfico o no. Lo que sí es realmente importante es que existen graves problemas en todo el globo, y que hay que investigar hasta llegar a sus raíces. Si es todo un sistema socio-económico el que está en la base de estos problemas, hay que estar dispuesto a enfrentarse con él y denunciarlo.




Notas
1. Doy las gracias a Ester Soler por su ayuda en la versión española de este trabajo
2. El ejército ha sido siempre en Norteamérica una de las mayores fuentes de empleo para geógrafos. Como nota anecdótica, puede señalarse que hoy la C.I.A. da también empleo a geógrafos y a través de ciertas grandes universidades, ofrece trabajos de verano a estudiantes de geografía. También los geógrafos trabajan con la N.A.S.A. en la estimación de la cosecha rusa a partir de la interpretación de fotografías tomadas desde el espacio.
3. Ver a este respecto el artículo de Taylor publicado en "Geo-Critica", nº 10.
4. Traducción castellana, Urbanismo y Desigualdad Social, Madrid, Siglo XXI, 1976.
 
BIBLIOGRAFIA
ABDEL-MALEK, A.: Geopolitics and National Movements: An Essay on the Dialectics of Imperialism. "Antipode", Vol. 9, n. 1, Feb. 1977.
ANDERSON, J.: Ideology in Geography: An Introduction, "Antipode", Vol. 5, n. 1, December, 1973.
BARRIOS, S.: Political Practise and Space, "Antipode" Vol. 9, n. 1, Feb. 1977.
BLAUT, J. M.: Where was Capitalism Born, "Antipode", Vol. 8, n. 2, May 1976.
BODDY, M.: Urban Political Economy: Introduction, "Antipode", Vol. 8, n. 1, March 1976.
BRADBURY, J.: Walden Three -New Environmentalism, Urban Design and Planning in the Nineteen Sixties. "Antipode", Vol. 8, n. 3, September, 1976.
BUCHANAN, K: The Transformation of the Chinese Earth, G. Bell and Sons, London, 1970.
BUCHANAN, K.: The White North and the Population Explosion, "Antipode", Vol. 5, o. 3, December, 1973.
BUNGE, W.: Fitzgerald: The Geography of a Revolution, Sherman, Cambridge Mass, 1971.
BUNGE, W.: The Canadian-American Geogrophical Expedition, "Field Notes", January 1977.
DETROIT GEOGRAPHICAL EXPEDITION AND INSTITUTE: A Report to the Parents of Detroit on School Decentralization, "Field Notes", Discussion Paper 2, 1970.
DETROIT GEOGRAPHICAL EXPEDITION AND INSTITUTE: Field Note 1 "Antipode", Vol. 3, n. 1, November 1971.
ELIOT-HURST, M. E.: Establishment Geography, "Antipode", Vol. 5, n. 2, 1914.
FOLKE, S.: Why a Radical Geography must be Marxist, "Antipode", Vol. 2, n. 2, July, 1972.
FOL KE, S.: First Thoughts on a Geography of Imperialism, "Antipode", Vol. 6, n. 3, Dec. 1973.
GALOIS, B.: Ideology and the Idea of Nature: The Case of Kropotkin, "Antipode", Vol. 8, n. 3, Sept. 1976.
GIROUX, H.: Antipode: A Radical Journal of Geography "U.S.G. Newsletter", Vol. 3, n. 1, Oct. 1977 (traducción by F. Beaudin de un artículo de "Herodote").
HARVEY, D.: Social Justice and the City, Edward Arnold, London, 1973.
HARVEY, D.: Class Monopoly Rent, Finance Capital, ond the Urban Revolution, "Regional Studies", Vol. 8, n. 3 y 4 Nov. 1 974.
HARVEY, D.: "CIass Structure ond the Theory of Residential Differentiation" University of Toronto, Mimeo.
HAYFORD, A. M.: The Geography of Women: An Historical Introduction, "Antipode", Vol. 6, n. 2, July, 1974.
HORVATH, R.: The Detroit Geographical Expedition and Institute Experience, "Antipode", Vol. 3, n. 1, Nov. 1971.
McGEE, T. G.: The Urbanization Process in the Third World, G. Bell and Sons, London, 1971.
McGEE, T. G.: ln Practise of Tradition: Towards a Geography of Anti-Developrnent, "Antipode", Vol. 6, n. 3, December, 1 974.
OLSSON, D.: The Dialectics of Spatial Analysis, "Antipode", Vol. 6, n. 3, Dec. 1974.
SANTOS, M.: Geografía y Economía Urbana en los Países Subdesarrollados, Oikos-Tau, Barcelona, 1973.
SANTOS, M.: L'Espace Partagé: Les deux circuits de l´economie urbaine de pays sous-développés. Libraires Techniques, Paris, 1975.
SANTOS, M.: Les Villes du Tiers Monde, Libraires Techniques, Paris, 1971.
SANTOS, M.: Geography, Marxism and Underdevelopment, "Antipode", Vol. 6, n..3, Dec. 1974.
SANTOS, M.: Society ond Space: Social Formation as Theory and Method, "Antipode", Vol. 9, n.1, February 1977.
SLATER, D.: Resources ond Class Structure: Notes on an Alternative Marxist Perspective, "Antipode", Vol. 9, n. 1, Feb. 1977
SLATER, D.: Geography and Underdevelopment-1, "Antipode", Vol. 5, n. 3, Dec. 1973.
SLATER, D.: AngIo-Saxon Geography ond the Study of Underdevelopment, "Antipode", Vol. 8, n. 3, Sept. 1976.
STEPHENSON, D.: The Toronto Geogropickol Expedition, "Antipode", Vol. 6, n. 2, July 1974.
SUSMAN, P.: Cuban Development From Dualism to Integration, "Antipode", Vol. 6, n. 3, Dec. 1974.
 
APENDICE I
Una introducción a Antipode
(1) Vol. 1, n. 1, La Antipode Original, 1969.
(2) Vol. 2, n. 1, Metodología radical, 1970.
(3) Vol. 2, n. 2, Pobreza, 1971.
(4) Vol. 3, n. 1, Acceso a los servicios sociales, 1971.
(5) Vol. 4, n. 1, Ingeniería social, 1972.
(6) Monografía de geografía social, perspectivas geográficas sobre la pobreza norteamericana (segunda parte), 1972.
(7) Vol. 4, n. 2, Teoría revolucionaria, "advocacy" en la planificación y geografía, indios norteamericanos, 1972.
(8) Vol. 5, n. 1, Apalachia, 1973.
(9) Vol. 5, n. 2, Explotación y destrucción en el Tercer Mundo, geografía del "establishment", 1973.
(10) Vol. 5, n. 3, Ideología y ambiente, 1973.
(11) Vol. 6, n. 1, Direcciones en geografía urbana, 1974
(12) Vol. 6, n. 2 Geografía de la mujer, crítica de la teoría de centros de crecimiento, abogacía y planificación, justicia social, desigualdad, 1974.
(13) Vol. 6, n. 3, Cuba, Geografía del desarrollo, 1974.
(14) Vol. 7, n. 1, Geografía marxista, 1975.
(15) Vol. 7, n. 2, Acumulación, vivienda, evolución cultural, 1975.
(16) Vol. 7, n. 2, Norteamérica rural, 1975.
(17) Vol. 8, n. 1, Economía política urbana, 1976.
(18) Vol. 8, n. 2, Planificación económica nacional, desarrollo rural, orígenes del capitalismo, reproducción económica, 1976.
(19) Vol. 8, n. 3, Kropotkin, dependencia en Irlanda, crítica de planes del desarrollo, subdesarrollo en América Latina, 1976.
(20) Vol. 9, n. 1, Subdesarrollo en el Tercer Mundo-1: Formación económica social y organización espacial.
Ediciones especiales previstas
(1) Guía a la obra de Marx para geógrafos: editado por D. Harvey.
(2) Subdesarrollo en América Latina: editado por Luis Fernando Chavez, Instituto de Geografía, Universidad de los Andes, Mérida, Venezuela.
(3) Aproximaciones alternativas a la geografía del comportamiento: Mick Godwin, Clark University.
(4) Ideología y ambiente, Parte II: James Anderson, Architectural Association, London.
(5) Relaciones humano-ambientales; perspectivas radicales: Richard Walker, University of California, Berkeley
(6) Antipodean Antipode: E. Williamson, University of New South Wales, Australia.
(7) Subdesarrollo en el Tercer Mundo: i) Subdesarrollo, geografía y planificación, ii) Modo de producción y urbanizaci6n del Tercer Mundo.
(8) "Separatismo" regional: Marcel Belanger y Paul Villeneuve, Université de Laval, Ouebec, Canadá.
(9) Minería a cielo abierto: University of Colorado.
(10) Geografía anarquista: Clark University.
(11) Geografía política urbana: University of Glasgow.

No hay comentarios: