martes, 21 de junio de 2011

Los Indignados no se rinden. España se moviliza contra el Euro, por Tomás Labrador.

Más de 50 ciudades españolas salieron este domingo a manifestarse en contra del pacto del euro, que exige mayores recortes a todos los países que forman parte de la moneda única bajo el lema “La calle es nuestra, no pagaremos su crisis”.
Las manifestaciones que han sido pacíficas y han transcurrido sin incidentes, comenzaron por la mañana en Madrid donde más de 50 mil personas marcharon hacia el congreso de los diputados.
Los manifestantes llegaron al punto de encuentro en “Sol” provenientes de seis columnas, que arrancando desde distintos puntos de la ciudad terminaron convergiendo en el centro para finalmente acabar en las cercanías del Congreso, fuertemente vallado y custodiado por la policía.
Sin embargo la manifestación más multitudinaria tuvo lugar en Barcelona por la tarde, donde alrededor de 150 mil personas marcharon desde la plaza Catalunya hasta el parque de la “Ciutadella”.
Los manifestantes fueron llegando a la plaza en columnas, identificados bajo la bandera de sus asambleas barriales.
Todas las generaciones estuvieron representadas, chicos jóvenes, familias con sus hijos y personas mayores, en una reivindicación con carácter festivo donde no faltaron las ya típicas pancartas con frases ingeniosas, a la ya conocida “No hay pan para tanto chorizo” o “No nos representan” se agregaron otras como “Si me ajusto el cinturón, no puedo bajarme los pantalones” o “El futuro ya no es lo que era”.
El 15-M va tomando forma
A poco más de un mes desde las manifestaciones del 15 de mayo que derivaron en las acampadas; las movilizaciones continúan y las asambleas de los barrios discuten propuestas. Mientras los políticos siguen negando la evidencia mirando para otro lado y pidiendo represión en caso de que se sientan ofendidos o molestados.



La manifestación de este domingo acabó convocando para una huelga general en fecha a determinar y la convocatoria a un referéndum popular que pretende someter a consulta cuestiones como, el modelo electoral, los impuestos, la independencia del poder judicial y la economía.

Intergeneracional

El protagonismo fue, para la acción pacífica en una manifestación plural: abuelas que explicaban cómo habían corrido delante de la policía franquista y se solidarizaban con sus nietos por la falta de futuro; intelectuales como Vicenç Navarro; artistas como Mariscal; adolescentes como Aroa y Paula, de 14 y 15 años, que iban por primera vez a una manifestación -«porque es nuestro futuro»-.
Médicos, trabajadores despedidos de una Telefónica con beneficios; sindicalistas; acampados de la plaza de Catalunya; mujeres de mediana edad con sus madres; o niños con el lema ¿Por qué tengo yo que pagar el pato? en la camiseta.