sábado, 31 de agosto de 2019

Thomas Macaulay y la India británica, por Lucía Delmastro

Introducción
  
Para la realización de la siguiente monografía, decidí llevar a cabo un análisis de fuentes, a fin de comprender algunos aspectos determinados de la dominación británica en la India, centrándome en el período comprendido entre fines del SXVIII hasta principios del SXX.
Las fuentes elegidas para el análisis son fuentes primarias de carácter público, provenientes del poeta, historiador y político inglés Thomas Babington Macaulay, miembro del partido whig británico, quien tuvo la misión, en la primera mitad del SXIX, de diseñar un sistema educativo en la India.
A través de dicho análisis, se intentará demostrar cómo la función del intelectual, creador de ideología, es fundamental para sostener una situación de dominación sobre un territorio externo a la metrópolis, logrando la cooperación de los dominados y hasta su participación activa en dicha dominación, destacando el rol fundamental de la educación en la persecución de dichos objetivos.
Comenzaré con un breve recorrido histórico que introduzca la forma en que el dominio británico se fue afianzando en la India, dando lugar luego al análisis de fuentes propiamente dicho.
En el último apartado, haré hincapié en ciertos aportes teóricos y metodológicos de diferentes autores y corrientes, que considero sumamente útiles a la hora de abordar cuestiones como la dominación, el consentimiento, la educación, el discurso, etc.

La colonización francesa del África subsahariana y el estigma del negro, por Samir Nasif


Siguiendo a Samir Amin, el contraste centro/periferias es inherente a la expansión mundial del capitalismo en todas las etapas de su despliegue, incluso desde sus orígenes. Este proceso ha tomado diversas y sucesivas formas en estrecha relación con las características específicas de las distintas fases de acumulación capitalista1. Desde el siglo XVI el continente africano es saqueado, explotado y sus habitantes diezmados por los países centrales, económicamente hablando, de Europa. La trata negrera que precede al periodo colonial conoció formas extremas de humillación y tortura hacia la población negra del África. El desarrollo de la ciencia y de la técnica (planisferios, mapas, brújulas, nuevas embarcaciones, imprenta, armas de fuego, etc.) han permitido a los europeos avanzar territorialmente en la empresa colonialista2. Los negros del continente africano contribuyeron decisivamente en el despegue y el avance de la revolución industrial europea y americana. Teniendo en cuenta estos privilegios económicos de los que se beneficiaban solamente las potencias europeas entendemos que era sumamente necesario justificar y legitimar estas prerrogativas de lucro. De este modo, el negroafricano ha sido considerado un animal, se le ha negado su humanidad, se los ha tomado como una raza inferior, una especie carente e incapaz y, en el mejor de los casos, visto como un niño necesitado de tutela y guía, como una suerte de “racismo caritativo” que los considera apegados a las emociones y lejos de la razón. Estos estereotipos se vehiculizaron en el imaginario europeo a través de diversos mecanismos, por ejemplo, la prensa y la ‘ciencia’. Ambos fueron y son medios propagandísticos y legitimadores, forjadores de ideologia que dan al eurocentrismo su sostén teórico. Para ilustrar estas consideraciones tomaremos fuentes inherentes al colonialismo Francés de fines del siglo XIX, tratando de demostrar como la negritud fue y es una construcción europea estrechamente ligada a una racionalidad económica propia del capitalismo.

"Recúperese Japón de la tragedia atómica", por Ernesto Che Guevara

Publicado en la revista Verde Olivo el 19 de octubre de 1959.


Tras una pequeña escala en Birmania llegamos a Japón. El otrora floreciente imperio del Sol naciente constituido por un grupo de islas de naturaleza montañosa y volcánica, con una superficie de 370 mil kilómetros cuadrados, alimenta una población de más de 80 millones de seres humanos. Aunque decir «alimenta», para este país como para todos los asiáticos que conocimos, resulta optimista. Este gigante industrial alberga en su seno violentas contradicciones sociales, provenientes de la existencia de una antigua clase feudal que asimiló las exigencias de la máquina y adaptó su estructura a esta nueva era manteniendo intacto su privilegio político.

Sus 50 000 hectáreas cultivables son muy inferiores a las 80 000 que hay en Cuba (seis millones de cubanos dependen para su subsistencia de esa cantidad de tierra y en dos tercios de la misma deben producir sus alimentos los ochenta y tantos del Japón).

Séptima, por Virginia Monti



La psitácida pandilla,
con vetusta cantinela,
instrumentó la faena
que dio vuelta la tortilla.
La mujer no se arrodilla,
que les quede bien clarito.
Vengan, vean, los invito:
sigue habiendo llama y calle
y, si reparan en detalles,
todavía se oye el grito.

Sexta y última, por Virginia Monti



Color verde es nuestra lucha,

mas no es eso solamente:

si me deja que le cuente,

pa’ vindicar la cachucha

la pelea es cruel y es mucha.

Vil y ancestral es la herida,

pero estamos encendidas:

el derecho a decidir,

desear, gozar, vivir, 

es la llama más temida.


Décimas, por Virginia Monti

1
Bien amarillo es tu canto,
inarticulado estridor,
música para el sordo oidor,
para otros, mero espanto.
Pero jamás me atraganto,
pues cobardes hay de sobra,
mas no haré de mi zozobra
motivo de rendición.
Verás sincera es mi canción
porque suena sin maniobras.

2
Amarilla es tu alegría,
amargor alimonado,
con un toque acipayado,
con bailongo y apatía.
Aquí traigo mi poesía:
es mi única destreza.
Mi arma es la sutileza
para ver en el alarde, 
torpe danza de un cobarde,
el disfraz de la vileza.

3
Ya tu corte amarilla,
con decoro y elegancia,
tararea a la distancia
quién sabe qué pesadilla.
Tiene dura la mejilla
y a flor de piel el descaro.
Con mi canción yo disparo
y doy batalla tranquila:
la impudicia se aniquila
con víscera y juicio claro.

4
Es un canto de sirena
la retórica mauricia,
más que auténtica, ficticia,
embuste, engaño y escena.
Mas su empeño me da pena:
permanezco imperturbable,
nunca fui domesticable.
Su argumento se diluye
con el primero que intuye
la falacia miserable.

Va tornándose amarillo
el sentido de mi gente:
se transforma lentamente, 
aunque sufra el bolsillo.
Es más fuerte el latiguillo,
que la empiria y el olfato.
Sal hermano, de inmediato,
                   del sopor y la soñera:                  
la lucidez es la fiera
que destruye el aparato.



Urbanización y políticas urbanas en India. Desarrollo del caso Mumbai, por Facundo Recanati

Urbanización y políticas urbanas en India: Desarrollo del caso Mumbai


Objetivos:


Me propongo con este trabajo dar cuenta del desarrollo urbano de la India y como actúan las políticas urbanas neoliberales en la reestructuración de las ciudades bajo una lógica capitalista expresado en el proceso clasista de gentrificación, y la expansión a través de la búsqueda de nuevos espacios lucrativos para la inversión del excedente del capital (David Harvey). Para trabajar estos aspectos realizare un análisis del caso de la ciudad de Mumbay.


La india se presenta como uno de los países con mayor población urbana en el mundo. Sin embargo la gran mayoría de estas ciudades no han pasado por un desarrollo urbano como si vemos en grandes metrópolis como Paris, Nueva York o Londres. Quizás podamos considerar que el proceso de urbanización del Tercer Mundo estuvo ligado al desarrollo industrial que se daba en occidente. Estas ciudades en India así como también en otros países de Asia se nos presenta como un caos, debido a la falta de infraestructura, en gran parte es el resultado obtenido del pasado colonial y creo además de la migración campo-ciudad.