martes, 25 de septiembre de 2018

BOKO HARAM: UNA AMENAZA A LA SEGURIDAD REGIONAL, por Yoslán Silverio González

Centro de Investigaciones de Política Internacional (CIPI)
Yoslán Silverio González es Licenciado en Historia por la Universidad de la Habana (UH, 2009). Trabajó en el Centro de Estudios sobre África y Medio Oriente (CEAMO). En 2010 comenzó a laborar en el CIPI y desde finales de 2015 se desempeña como el Jefe del Grupo de África y Medio Oriente de dicha institución. Máster en Historia Contemporánea, Mención Estudios Afroasiáticos, por la UH en 2014 y ha impartido el curso de postgrado “África y las relaciones internacionales” y “Los conflictos en África” en dicha maestría. Obtuvo la categoría de Investigador Agregado en 2016.

La región del norte de Nigeria comenzó a experimentar el fenómeno del radicalismo religioso islámico desde hace poco más de una década. Las condiciones económicas de los estados que conforman esta región semidesértica —la zona históricamente con mayor atraso económico— como resultado de la aplicación sistemática de los programas de ajuste estructurales, la desatención de las autoridades federales y la falta de oportunidades, fueron factores que influyeron en el surgimiento de un pensamiento islámico conservador que empezó a movilizar desde el punto de vista político a determinados sectores de la población básicamente de las etnias hausa-fulani y de los kanuris.

En esta labor desempeñó un rol fundamental el mullah Mohamed Yusuf, quien desde la ciudad de Maidiguri, capital del estado de Borno, logró aglutinar a un número de fieles con el objetivo de insertarse en la política local e impulsar su programa de transformaciones económicas y sociales. Sus posturas empezaron a ser cada vez más antagónicas y contestatarias con las administraciones locales, las cuales intentaron bloquear sus aspiraciones políticas. A partir de entonces, se inició un proceso paulatino de radicalización ideológica en la medida en que sus demandas y objetivos comenzaron a ser mal percibidos. Boko Haram, la organización fundada por Yusuf iniciaba sus primeras acciones.


En la evolución del grupo se podrían señalar cuatro etapas principales:

1.a) entre el 2002 y el 2009: bajo la dirección de Yusuf se mantuvo con un enfoque muy local, con base en el estado de Borno. Inician acciones armadas contra las autoridades locales. Como resultado de uno de estos enfrentamientos, en 2009 Yusuf fue eliminado por el ejército en una acción cerca de la ciudad de Maidiguri.

2.a) entre el 2009 y el 2012: bajo el liderazgo ahora de su nuevo “emir” Abubakar Shekau se produjo el aumento progresivo de sus acciones militares dentro del país. Como consecuencia de factores externos —auge de los grupos terroristas en el Sahel y la desestabilización que ocasionó la intervención militar de Occidente en Libia— sus acciones comienzan a adquirir un carácter terrorista por sus ataques indiscriminados contra la población civil. A partir de aquí su influencia fue negativa para la estabilidad de la subregión.

3.a) entre el 2013 y el 2014: la organización adquirió una mayor trascendencia regional debido a sus acciones transfronterizas hacia Chad, Camerún y Níger. Se produce la respuesta militar de los países de la Cuenca del Lago Chad.

4.a) entre el 2015 y el 2016: las acciones militares coordinadas de los ejércitos regionales —con mediación de la CEDEAO— produce el repliegue sistemático del grupo y la reducción de las áreas bajo su control. El gobierno federal de Nigeria declara que “técnicamente están derrotados” pero aún sin que puedan ser neutralizados.

Entre los factores internos y externos que propiciaron su desarrollo pueden señalarse los siguientes: la deteriorada situación económica en las regiones del norte, producto de la aplicación de los programas de ajuste estructurales; la llegada al poder de Jonathan en 2010 y el rechazo de las élites del norte de un presidente cristiano y del sur; la propia inestabilidad política-social experimentada como resultado de los problemas a lo interno de la cúpula del entonces partido en el poder, el PDP (Popeles Democratic Party); los movimientos sociales producto de las medidas de austeridad económica; los choques entre cristianos y musulmanes en el centro del país; y un escenario preelectoral convulso hacia 2015, donde hubo una estrategia de desestabilización para favorecer el cambio de correlación de fuerzas, del PDP por el APC. Desde el punto de vista de los factores externos se pueden citar la dinamización de las corrientes integristas de corte islámico y terroristas por la región del Sahara-Sahel a raíz de la intervención de Occidente en Libia y la crisis en Mali (2012-2013). Estos factores propiciaron el auge y consolidación de BH.

Caracterización general de Boko Haram

Su ideología salafista conforma su programa político, según el cual se postulan contrarios al modelo laico de enseñanza, defendiendo la introducción de la Sharia en la totalidad del territorio nigeriano no musulmán —en los estados del norte la Sharia se encuentra vigente—, se oponen a los musulmanes moderados, plantean que el gobierno es ilegítimo y por lo tanto tienen como propósito crear un Estado basado en los “auténticos” valores islámicos.

Su área de influencia se concentra precisamente en una zona del país caracterizada por graves problemas económicos y una situación social deteriorada que sirven como estímulo para sus reclutamientos, que se hacen también sobre la base de las históricas contradicciones entre el norte y el sur. Su teatro de operaciones se ubica fundamentalmente en los estados de Yobe y Borno en la frontera con Níger, en la triple frontera entre Níger, Chad y Camerún en torno al Lago Chad, así como en el estado de Adamawa en el límite territorial con Camerún.

El bosque de Kasiya a 70 km de Maidiguri y el de Sambisa próximo a la frontera con Camerún han estado entre las principales zonas de sus acciones militares terroristas. Esta área conforma un terreno extenso (59 500 km2) y de muy difícil acceso para llevar a cabo reconocimientos por parte del ejército. A esto se suma el hecho de que los habitantes locales no están dispuestos a brindar información por miedo a las represalias. En la práctica han obtenido el rechazo absoluto de las poblaciones locales, por sus métodos y tácticas que no se corresponden con el islam.

Los métodos y tácticas más utilizados por la organización han sido los secuestros tanto de personas occidentales, trabajadores extranjeros, líderes tradicionales de las comunidades, como figuras del gobierno a diferentes niveles e incluso de pobladores de estas áreas. Han realizado de igual manera asaltos a prisiones, atentados contra centros de culto cristianos con la utilización de suicidas y coches bombas en lugares públicos como mercados. En este sentido, han sido blanco de sus acciones en primer lugar: las propias poblaciones musulmanas que se oponen a su ideología, las minorías cristianas, los líderes religiosos locales, las estaciones de policías, las oficinas gubernamentales, las iglesias y las mezquitas, las escuelas y los sitios turísticos frecuentados por occidentales.

En cuanto a su financiamiento interno y externo se plantea que el dinero que obtienen tiene un origen incierto y que sus fondos no provienen de una misma fuente, como ha sido más evidente en el caso de AQMI que lo recauda por el pago de los secuestros y por el control del tráfico transahariano. Se supone que BH se financia a través de los robos, de las donaciones que recibe de sus simpatizantes clandestinos y por la participación en otras actividades ilícitas. Todo ello le permite adquirir armamentos y mantener el poder de fuego. De igual manera, reciben su apoyo de sectores de la élite hausa-fulani del norte de Nigeria. Esta idea se respalda en el hecho de que la situación creada en el norte del país antes de las elecciones generales de 2015 favorecía a los sectores contrarios a la reelección de Goodluck Jonathan y fue un hecho que actuó a favor de deslegitimar su mandato.

Acciones militares o de otro tipo: las acciones de violencia protagonizadas por dicha organización fueron en aumento, sobre todo después de las elecciones presidenciales de 2010, que le dieron la victoria al cristiano Jonathan. Su teatro de operaciones no se limitaba a la zona centro-norte, específicamente en el Estado de Borno, sino a diferentes regiones del país, de lo que fue un ejemplo los atentados con bomba producidos en la ciudad de Abuja.

A pesar del dispositivo militar desplegado en el área del norte de Nigeria, las actividades de la organización terrorista continuaron y se volvieron más agresivas durante el 2014. El ejemplo principal fue el secuestro masivo de más de 270 niñas y adolescentes en abril de 2014 en la localidad de Chibok, en el estado de Borno. Este hecho marcó el inicio de una ofensiva internacional contra el grupo. El paradero de las muchachas fue incierto, algunos planteaban que podían haber permanecido dentro del país, otros que habían sido separadas en pequeños grupos y trasladadas a diferentes partes de Camerún. A pesar de haber sido este el hecho más mediatizado, el método del secuestro ha sido característico del grupo, por lo que la cifra exacta del número de personas “capturadas” por BH no se conoce. Luego de este hecho siguieron realizando secuestros masivos por todas estas regiones, sin que hayan tenido el mismo impacto en los medios.

Recientemente, se ha constatado un aumento de la utilización de las mujeres para cometer actos suicidas en lugares públicos, además de cumplir con la función de “servir” de esposas a los terroristas. Se presume que estas mujeres hayan sido las mismas que fueron secuestradas por el grupo en diferentes momentos y que luego de un proceso de “convencimiento” religioso hayan sido obligadas a inmolarse. En la mayoría de los casos, son solo forzadas a portar los explosivos que luego otra persona detona por control remoto —vía celular— desde una distancia. Se plantea que casi el 75 % de los ataques son producidos por mujeres. Esta tendencia indica un fenómeno de “feminización del terrorismo” con el uso de las mujeres para cometer actos de esta índole. Por lo tanto, las mujeres siguen siendo las principales víctimas.

Nigeria: situación político-militar (2015-2016)

Las medidas adoptadas por el gobierno de Jonathan no dieron los resultados esperados: el ejército se mostró incapaz de derrotar a BH y de garantizar la seguridad en los estados del norte; más bien, los terroristas le propiciaron varias derrotas sistemáticas y en varias oportunidades éstos dejaban sus posiciones huyendo de BH. Las fuerzas armadas nigerianas, a pesar de ser una de las más fuertes de la región del África Occidental, desde el punto de vista militar y técnico, se mostraron incapaces de controlar la situación de inseguridad en el norte del país.

El Ejército no pudo rechazar las acciones militares de BH y mantener el control sobre los poblados. Llegaron a tomar varias ciudades de los estados de Borno y Yobe. Tomaron el control de la ciudad de Gwosa donde arrasaron con el palacio del Emir y la estación de la policía. Se apoderaron de los puestos militares y campamentos en Buni Yadi, Buni Gari y el pueblo de Goniri en Gujba, área del estado de Yobe. Muchos poblados de la región caían en manos de BH sin casi ninguna resistencia: Damasak, Gubio, Kukawa, Mafa, Bama y Konduga. Tras los ataques de la aldea de Katarko, volaron el puente que los unía a Damaturu, la capital de dicho estado. Las tropas nigerianas lanzaron una contraofensiva para recuperar la ciudad de Gwoza y sufrieron una contundente derrota. A la par hubo excesos por parte del Ejército nigeriano como el ocurrido en la localidad de Baga, en el litoral del Lago Chad donde se plantea que murieron más de 200 personas en 2013.

Esta situación llevó a un deterioro político del gobierno, lo que comenzó a expresarse en el propio fraccionamiento del partido en el poder, cuando algunos de sus miembros crearon, el 6 de febrero de 2013, el All Progressives Congress (Congreso Progresista de Todos, APC). Este partido fue el resultado de la separación de varios de los funcionarios del PDP junto a los militantes del Action Congress of Nigeria (ACN), del Congress for Progressive Change (CPC), que eran los principales partidos minoritarios dentro del legislativo de 2011. A este grupo también se sumaron los integrantes del All Nigerian Peoples Party (ANPP) y una facción del All Progressive Grand Alliance (APGA). Un ejemplo ilustrativo de la crisis desatada a lo interno del PDP fue lo acontecido en diciembre de 2013 cuando 37 parlamentarios pertenecientes a este partido se pasaron para las filas del APC.

Esta agrupación de partidos de la oposición provocó el desplazamiento del PDP dentro del legislativo de cara a las presidenciales de 2015, lo que erosionó su mayoría en la Cámara. Esta fragmentación dentro del principal partido nigeriano significó la polarización aun mayor de las fuerzas. La promesa electoral de llevar a cabo la erradicación de BH le dio a la oposición una mayor ventaja. El resultado de las elecciones presidenciales de marzo 2015 fue la victoria del APC, con casi el 53 % de los votos y resultando vencedor en 20 de los 36 estados del país, incluso en estados del sur. Mientras tanto, el PDP se quedó con el 45 % de las boletas y 15 de los estados. Se consolidaba así el cambio en la correlación de fuerzas dentro de Nigeria, con la emergencia del APC y un nuevo presidente perteneciente al norte musulmán.

Contrario a los pronósticos, los comicios fueron pacíficos y el hecho de que Jonathan reconociera públicamente su derrota marcó un importante precedente en la política nigeriana, por la forma pacífica en la que se realizó el traspaso de poderes. El gobierno federal de mayoría musulmana en Abuja, con el APC en el poder, liderado por el presidente Muhammadu Buhari[1], ha centrado su política en el derrocamiento de Boko Haram. El mandato de Buhari y su experiencia como militar —general retirado— le han infundido una nueva dinámica al aparato militar, lo que se ha traducido en acciones más concretas contra los grupos terroristas y en la disminución paulatina de la cantidad de actividades militares terroristas desarrolladas por Boko Haram.

En estos primeros años de su mandato, aumentaron los contactos con los gobiernos regionales, al reconocer que no se trataba solo de un problema de Nigeria sino de todos los Estados del área. Desde febrero de 2015, se había establecido una coalición multinacional bajo la dirección de Nigeria, que a partir de ahora permitiría sus operaciones incluso dentro del territorio nacional y aumentarían los niveles de coordinación con el resto de las fuerzas militares convocadas. El gobierno se ha planteado de esta manera retomar el liderazgo de Nigeria en el plano militar.

En el plano de las acciones militares se puede indicar, por ejemplo, el amplio despliegue de fuerzas efectuado en las regiones del norte: la 7.a División del Ejército, con sede en Maidiguri el cuartel general del ejército fue trasladado a esta ciudad tenía el control del estado de Borno. La 3.a División estaba a cargo del estado de Adamawa. También hubo un incremento del presupuesto de Seguridad a pesar del adverso contexto económico que el país comenzaba a experimentar. 

El Ejército nigeriano se ha mantenido realizando operaciones militares contra el grupo terrorista. Una de las últimas ofensivas fue la efectuada en agosto de 2016 en torno al poblado de Taye, dentro del bosque de Sambisa, uno de los pocos bastiones que le quedaban al grupo. Como resultado de la operación, varios comandantes de BH fueron eliminados, entre ellos Abubakar Mubi, Malam Nuhu o Malam Hamman, mientras que se planteaba que su líder, Abubakar Shekau, había sido gravemente herido[2]. Este fue uno de los ejemplos más recientes que mostraba los avances militares por parte del Ejército como resultado de este nuevo enfoque militar adoptado por el gobierno. El resultado final está evidenciado el retroceso del grupo terrorista en el país.

Fragmentación y relaciones con otros grupos

Una de las características que han presentado estos grupos ha sido su facilidad de fragmentación, como resultado de sus debilidades estructurales y las pugnas de liderazgo entre sus principales líderes. Esto también ha estado relacionado por las diferencias en cuanto a los métodos de lucha, cómo interpretan su “yihad” y cómo se relacionan con otros grupos terroristas de carácter internacional, como Al Qaeda y el Estado Islámico, que también se disputan el “liderazgo” en su “enfrentamiento” a Occidente.

Por lo tanto, BH no ha quedado inmune a estas problemáticas internas y a las influencias internacionales de los que se autoproclaman “líderes en la lucha de Alá contra los infieles”. En este sentido, la primera fisura dentro del grupo se produjo en julio de 2011, cuando algunos de sus integrantes, en rechazo a la falsa “guerra santa” de Shekau y su práctica de matar civiles, crearon el Movimiento Islámico Yusufiya (MIY), que pretende reivindicar al primer líder de BH: Mohamed Yusuf.  El desarrollo de esta facción no ha sido evidente. 

En enero de 2012, se efectuó la segunda división dentro de las filas de BH, cuando el líder camerunés Mamaan Nur, que había sido el tercer hombre de la organización detrás de Yusuf, estableció el grupo Ansaru en torno a la ciudad de Kano. Esta organización igualmente pretende llevar la lucha a otros países africanos, se plantea que juró lealtad a Al Zawahiri, el hombre al frente de Al Qaeda y ha empleado las mismas tácticas del secuestro de occidentales tanto en Nigeria como en Camerún.

Esta tendencia hacia el fraccionamiento indica la posibilidad de creación de nuevos grupos y la aparición de otros líderes islámicos radicales que no renuncien a los métodos terroristas. También puede ser interpretado como una estrategia de cambio de formato, pero actuando con los mismos métodos para lograr un efecto mediático diferente y captar más adeptos entre la población civil.

Otro punto de inflexión dentro de la organización terrorista fue la emergencia del Estado Islámico, por lo que esto significó para el liderazgo que hasta ese momento había tenido Al Qaeda. El auge del EI en el Levante provocó el declive de Al Qaeda y, como resultado, diferentes declaraciones de cambios de “lealtad” entre los grupos más regionales o locales. Fue así que en febrero de 2015, BH se “vinculaba” al EI y se “subordinaba” oficialmente a su líder Abu Bakr al Baghdadi. Entre abril y marzo cambió su nombre por el de “Estado Islámico en el África Occidental” (Islamic State in West Africa, ISWA). 

Esta supuesta alianza entre los dos grupos ha tenido varias interpretaciones. Una de ellas apunta a una necesaria reactivación de sus alianzas internacionales para alcanzar un mayor impacto mediático, “legitimar” aun más su lucha entre sus posibles y potenciales seguidores, y tratar de contrarrestar la visión de que su organización estaba iniciando su declive militar. Todo el aparato de divulgación establecido —declaraciones oficiales de su líder rindiendo pleitesía al EI— respondía más a una campaña de propaganda destinada a cambiar su imagen que a los vínculos reales que se pudieran establecer entre ambas organizaciones. Esta relación o identificación sería más bien desde el punto de vista ideológica: extensión del “califato”, la “guerra santa” y la identificación de Occidente como el “enemigo”.

Sin dudas, la creación del EI y las propias derrotas que ha sufrido BH han implicado también discrepancias al interior del grupo africano, entre aquellos que planteaban seguir más adheridos a los principios ideológicos con los cuales se originó el grupo y los que deseaban seguir los postulados del EI en cuanto a extender aun más su “lucha”. Esto se puso en evidencia cuando el EI decidió “designar” un nuevo líder para el grupo. La no aparición pública de Shekau en el último año era percibida como la confirmación de su supuesta eliminación física. Ante este hecho y tras una publicación oficial en la revista del EI, se designaba a Abu Musab al-Barnawi como nuevo líder de BH en agosto de 2016[3]. Al Barnawi había sido el portavoz de BH, su jefe logístico y el responsable de haber abierto nuevas redes de aprovisionamiento de armas.

El resultado fue la respuesta inmediata de Shekau para oponerse a esta designación y para dejar claro que él todavía estaba al frente del grupo. Estas declaraciones eran una muestra de las fuertes desavenencias que se estaban produciendo a lo interno del grupo. A decir del periodista José Naranjo, “esta pugna por el poder en el seno del grupo terrorista se produce en un momento de gran debilidad interna después de que el grupo terrorista haya cedido la mayor parte del terreno que conquistó en 2014[4].

El director de información del Ministerio de Defensa nigeriano, Rabe Abubakar, declaró que estaban centrados en eliminar los últimos reductos que quedan dispersos por el territorio, mientras que, refiriéndose a estas problemáticas de liderazgo, hacía referencia a que no eran más que una estrategia para obtener relevancia mediática cuando en la práctica han sido casi diezmados. Según Bakary Sambe, Coordinador del Observatorio de Radicalismos y Conflictos Religiosos en África y experto en terrorismo, así como Thomas Waldhauser, Comandante del AFRICOM,[5] consideran que se está ante un proceso de desintegración del grupo.[6] La evidente ofensiva de los ejércitos regionales han destruido fuertemente las capacidades militares de BH y el grupo está en un proceso de descomposición.

Proceso de regionalización

Otra de las características presentes en este tipo de organizaciones terroristas es su transnacionalidad, con doble carácter: porque sus miembros son de diferentes nacionalidades y porque sus acciones traspasan las fronteras estatales. En el caso de BH, fueron adquiriendo esta modalidad aproximadamente desde 2012. Sus acciones se fueron regionalizando así cada vez más y dejaron de ser un problema de seguridad solo para Nigeria, para implicar también a los países fronterizos.

La respuesta militar por parte del gobierno de Jonathan llevó a que BH estableciera bases en Níger y Chad como refugio y entrenamiento. Es en este contexto en el cual se establecieron los contactos con miembros de AQMI. Las autoridades nigerianas anunciaron en 2012 que uno de los comandantes de AQMI, Mohamed Suleiman Asha era la persona encargada de mantener los contactos entre ambas organizaciones y de entrenar a militantes de BH en lugares situados en el norte de Mali[7]. En ese mismo año eran detenidos miembros de BH en Mali y en Níger, lo que demostraba su asociación ideológica con el amplio movimiento de base islamista radical de la región.

Este proceso se fue haciendo más evidente en las inmediaciones del Lago Chad, donde comparten frontera Nigeria, Camerún, Chad y Níger. Durante el 2014, el grupo comenzó a ocupar varias de las decenas de pequeñas islas del Lago Chad y a expulsar a sus habitantes de estas zonas, mientras que en el estado de Borno (Nigeria) la situación se tornaba más complicada, puesto que 20 de los 27 distritos eran inaccesibles para el ejército nigeriano. Este sería el año de máximo auge del grupo, donde su avance militar parecía indetenible. Es en este contexto en el cual las incursiones en Chad y Camerún aumentaron. De hecho llegaron a cometer importantes atentados en la ciudad de N’Djamena, capital de Chad, ciudad que se encuentra a menos de 60 km de la frontera de Nigeria. 

Las acciones militares de Chad contra BH no se hicieron esperar. El Ejército chadiano había desempeñado un rol muy importante en la expulsión de los grupos terroristas en la guerra del norte de Mali, cuando esta situación se fue estabilizando, sus efectivos se comenzaron a reagrupar en torno a sus fronteras para llevar a cabo ahora la ofensiva contra BH. En este sentido se destacaron varias ofensivas terrestres acompañadas por un fuerte dispositivo aéreo. Las victorias principales las obtuvieron en los combates en las islas del Lago Chad, donde lograron expulsar a la mayoría de los terroristas de BH. 

En esta primera etapa, el mayor éxito lo tuvo el ejército chadiano, en contraposición a la ineficiencia mostrada por el nigeriano. Por primera vez, las fuerzas chadianas cruzaron la frontera hacia territorio nigeriano entre el 29 y el 30 de enero de 2015, porque el gobierno de Jonathan se había opuesto a esto. De esta manera se fortalecía la respuesta militar coordinada que ha permitido el retroceso de Boko Haram desde entonces. 

Durante el 2014, la actividad terrorista de BH en Níger, en las zonas de su frontera sur colindantes con Nigeria, se incrementó. Las dos regiones más afectadas han sido desde entonces las de Diffa y Zinder, no solo por esporádicos atentados sino también por el arribo de miles de refugiados nigerianos. La región de Tillabery también ha experimentado varios ataques simultáneos, mientras que por la de Agadez, en el Sahara nigerino, siguen transitando sin control elementos de AQMI y MUYAO. La situación interna en Níger no ha sido tan problemática, debido a los amplios programas militares de asesoría y financiamiento europeo y estadounidense que han reforzado las capacidades operativas del ejército nigerino así como los niveles cada vez mayores de vinculación con otros ejércitos como el chadiano.

Entre las iniciativas locales para el enfrentamiento a este flagelo regional, además de las mencionadas anteriormente con implicación de efectivos de países occidentales, se encuentran las acciones conjuntas entre las Fuerzas de Defensa y Seguridad de Chad y las de Niger (Forces de Défense et de Sécurité, FDS). Un ejemplo de estas acciones locales fueron las efectuadas entre marzo y abril de 2015, denominadas «Mai Doumana» y financiadas por fondos propios de los dos países para luchar contra BH en la región de Diffa, que incluso llegó a atacar posiciones de las FDS en la región de Bosso.

Otro de los ejemplos fueron el establecimiento de la Fuerza Mixta Multinacional (Force Mixte Multinationale, FMM) por parte de los Estados miembros de la Comisión del Lago Chad (Commission du Bassin du Lac Tchad) y de Benín, para enfrentar el terrorismo en el área[8]. También es destacable el rol cada vez más activo del Servicio Central de Lucha contra el Terrorismo nigerino (Service Central de Lutte Contre le Terrorisme, SCLCT) que lleva a cabo investigaciones policiales para desarticular sus redes dentro del país.[9] La SCLT ha efectuado cientos de detenciones de sospechosos de planear atentados o de estar vinculados a células terroristas.

En Camerún la presencia del terrorismo se ha hecho particularmente notable en las áreas norteñas en la frontera con Nigeria. Estas zonas también han recibido la influencia de refugiados procedentes de Nigeria. Desde finales de 2013, BH tomó el control de las Colinas de Gwoza y la planicie del este en la región septentrional del país. En septiembre de 2014, tomaron el poblado de Gwoza y estuvieron muy activos en las Montañas de Mandara. En noviembre de 2014, Camerún recibió 120 vehículos militares como “donación” por parte del gobierno alemán para reforzar las labores antiterroristas como parte de la propia política de la UE hacia la región en esta esfera de la seguridad. Desde finales de noviembre de 2015, el Ejército de Camerún ha llevado a cabo múltiples operaciones en las zonas fronterizas, las cuales también han propiciado el debilitamiento de las capacidades militares de BH.

A pesar de esto, todavía el grupo sigue desarrollando acciones transfronterizas en todas estas regiones, debido a que su fraccionamiento y debilitamiento lo ha llevado a una mayor utilización de cuantos recursos terroristas estén a su disposición para hacerse presentes. Una mayor desarticulación de sus células ha permitido precisamente que ataquen de manera menos coordinada y planificada. De esta manera, sus ataques son ahora más esporádicos y aislados geográficamente.

Consecuencias regionales de sus acciones terroristas

El avance del grupo dentro de Nigeria y su posterior desbordamiento transfronterizo ha tenido serias implicaciones no solo políticas como las explicadas en el caso de Nigeria —emergencia de un nuevo partido político— y militares, sino también en el plano económico y social, tanto a nivel local como regional, como resultado directo del estado de guerra que se ha impuesto prácticamente en las zonas donde han operado con mayor fuerza.

El impacto económico puede percibirse en la destrucción de la débil infraestructura presente en los estados del norte de Nigeria, en lo que habría que incluir también las afectaciones a los poblados como resultado de la quema de las viviendas y de la sede de instituciones públicas. Se ha producido una paralización de proyectos de desarrollo local (como por ejemplo aquellos relacionados con el acondicionamiento de carreteras). Las principales rutas comerciales de Chad a través de los territorios de Nigeria y el norte de Camerún se vieron bloqueadas por la ocupación militar de BH y sus operaciones. Esto provocó un recorte de los bienes de consumo, interrupción en las exportaciones de ganado y un rápido incremento de los precios de los productos básicos en las zonas más afectadas. La paralización del comercio de pescado en el Lago Chad a ambos lados de la frontera por la eliminación de las actividades de los pescadores ha sido otra manifestación del deterioro del comercio interno.

Impacto social: Las principales consecuencias evidentemente se han expresado en el plano social. La población civil ha sido el blanco directo de sus acciones militares y, como parte de ella, las mujeres y las niñas han sufrido una violencia mayor. El número de víctimas civiles es difícil de cuantificar, mientras que la devastación que han experimentado específicamente las regiones del norte de Nigeria como resultado del avance de BH y de los enfrentamientos cruzados entre el ejército y los terroristas, han provocado la paralización de las actividades económicas fundamentales como la agricultura—tres años continuos de pérdida de las cosechas— y la explosión de una crisis alimentaria que ya alcanza los niveles de hambruna. Esto también ha sido magnificado por el hecho de que el flujo de desplazados internos hacia los centros urbanos principales —como por ejemplo Maidiguri— ha provocado el colapso de los servicios públicos.

Como casi siempre, la arista más evidente de un conflicto es la generación de grandes flujos de refugiados y desplazados en casi todas las direcciones escapando de la violencia. Cientos de miles de personas refugiadas han cruzado la frontera hacia Chad, Níger y Camerún. Según la Agencia de Naciones Unidas para Asuntos Humanitarios (OCHA) alrededor de 4.4 millones de personas en la región de Lago Chad se encuentran en una grave situación de inseguridad alimentaria. En la ciudad de Maidiguri existe una peligrosa situación humanitaria debido a la afluencia de personas desplazadas 2.4 millones— aumentando adoble el número de los residentes en la ciudad.

La misma problemática se produce en la ciudad de Bama, la segunda más grande del estado de Borno. Esta urbe fue recapturada por el Ejército nigeriano en marzo de 2015, pero los 60 km que la separan de la capital estatal siguen siendo inseguros como para llevarles suministros[10]. Una vez más las agencias de la ONU no tienen los recursos necesarios para hacer frente a esta situación y se han solicitado 279 millones de dólares de los “donantes” internacionales de los cuales solo 75 millones parecen estar destinados a la solución del problema. Más endeudamiento externo para un país con una economía en recesión.

En el caso de Níger ha habido durante el 2016 un incremento de las acciones de BH en las zonas fronterizas. Entre mayo y junio se reportaron 26 soldados y 55 terroristas muertos, así como 112 heridos en la última oleada de ataques en este país. Los enfrentamientos tuvieron lugar en las localidades de Bosso, Yébi y Toumour, ubicadas en la región de Diffa, muy cerca del lago Chad. En los primeros meses de ese año se habían producido más de treinta atentados y escaramuzas con los militares nigerinos en el departamento de Bosso. Esto se explicaba por la ofensiva desde el sur, que a su vez los ha obligado a establecerse en el sur de Níger. El resultado ha sido un nuevo movimiento de desplazados de unas 50 mil personas. Las agencias de Naciones Unidas suspendieron momentáneamente sus operaciones en la región de Bosso pero llamaron la atención sobre el deterioro de la situación humanitaria en esta zona. Según ACNUR, solo la región nigerina de Diffa alberga en la actualidad a unos 241 000 refugiados[11].

El conflicto ha provocado una cifra valorada en 17 mil personas muertas, solo en Nigeria, al menos desde el 2009, siendo los años 2013 y 2014, los más mortíferos. Al mismo tiempo, los desplazados internos se cuentan en el orden de los 2.4 millones de personas, la mayoría en la propia Nigeria y unos 300 mil en los países fronterizos. Hasta el momento se ha puesto en evidencia una vez más la incapacidad de las agencias internacionales para la solución de estos problemas, así como la dependencia de la “ayuda humanitaria” procedente desde las potencias occidentales que solo llega en suplementos militares o cubren sectores poco importantes.

Rol de los actores subregionales e internacionales contra BH

Desde el lanzamiento del concepto de “lucha contra el terrorismo” por parte de los Estados Unidos y sus aliados occidentales, estos actores internacionales han incrementado su dinamismo militar en sus áreas de influencia, principalmente en el Medio Oriente. Con la extensión de las acciones terroristas hacia África Subsahariana, esta presencia militar se ha reforzado, incluso con actores poco tradicionales como Alemania a través de la Unión Europea o de China en Djibouti.

En el caso de los Estados Unidos, su activismo militar se ha caracterizado por el lanzamiento de varios programas de “asistencia” militar en materia antiterrorista desde el 2003, que llegaron a cubrir una amplia cantidad de países, entre los que se encontraban todos los de la zona del Sahel. Nigeria es beneficiaria del Programa de Asistencia Antiterrorista del Departamento de Estado, el cual incluye el entrenamiento de más de 120 miembros de las fuerzas policiales, por ejemplo, en la neutralización de explosivos improvisados (IEDs). El programa también incluye adiestramiento a oficiales de aduanas y emigración para participar en patrullas fronterizas. El FBI trabaja junto con la Seguridad nigeriana en temas de investigación y labor de inteligencia.

En 2014 se establecieron varios proyectos como parte de la Iniciativa Transahariana de Lucha contra el Terrorismo (TSCTI) entre los que se incluía un programa para “proteger” los derechos humanos y la “seguridad” de los niños almajiri —niños de la calle— específicamente en el estado de Kano para que no fuesen reclutados por los terroristas. Otros programas estaban destinados a trabajar con las poblaciones de riesgo —jóvenes, mujeres y líderes religiosos— para evitar la radicalización, priorizando la labor con los líderes juveniles.

Estados Unidos no se comprometió con el envío de más efectivos militares para entrar en combate contra el grupo terrorista, sino que concentró sus acciones en la realización de operaciones de inteligencia, vigilancia y reconocimiento aéreo, para lo cual aumentó el empleo de los drones y el despliegue muy limitado de tropas desde Chad, bajo el control del AFRICOM. En 2014 realizaron el despliegue de 80 efectivos militares desde Chad para apoyar en las labores contra Boko Haram. Entre ellos, había 40 operadores de aviones no tripulados o drones y de otros tantos miembros de la Fuerza Aérea encargados de la seguridad y de proveer asistencia sobre el terreno a las aeronaves. Estos efectivos no tenían como misión desplazarse sobre el terreno para realizar acciones militares o en esa oportunidad intervenir en el rescate de los rehenes cautivos por parte de Boko Haram.[12]

A pesar del dispositivo militar desplegado por otros actores y no por EE. UU, las actividades terroristas continuaron y se volvieron más agresivas durante el 2014. Por estas razones, las acciones de Estados Unidos en cuanto a la lucha contra el terrorismo en Nigeria recibieron las críticas por parte del gobierno de Abuja. Las relaciones entre Nigeria y Estados Unidos se tensaron desde finales de 2014. En diciembre, Nigeria detuvo la formación por parte de Estados Unidos de un batallón nigeriano para combatir a Boko Haram. El embajador de Nigeria en Washington había criticado poco antes la negativa del gobierno estadunidense a vender armas a su país y no compartir inteligencia a pesar de tener presencia militar en ese país africano. El periódico The Guardian publicaba que el gobierno de Nigeria estaba insatisfecho con el alcance, la naturaleza y el contenido del apoyo estadounidense para detener la ofensiva de los extremistas.

Con respecto a Chad, las relaciones con los Estados Unidos se han fortalecido. El ejemplo más cercano fue la celebración en este país del ejercicio militar multinacional Flintlock 2015, dirigido por el Comando de Operaciones Especiales para el África Occidental (Special Operations Command Forward – West Africa) en materia de antiterrorismo en la zona del Sahara. Durante tres semanas del mes de febrero de 2015, el ejercicio incluyó a más de 100 soldados estadounidenses del 10.º Grupo de Operaciones Especiales (10th Special Forces Group) de Airborne.

A diferencia de Iraq, donde están llevando a cabo bombardeos contra el Estado Islámico, en esta región, Estados Unidos está usando de manera más evidente su concepto de light footprint (huella ligera): permanecer detrás de la escena en el conflicto y centrados solo en el entrenamiento, la táctica antiterrorista y la coordinación de actividades de inteligencia con la menor cantidad de personal militar posible. En contraposición, el dispositivo logístico sí se ha incrementado.

Francia sigue siendo la potencia europea más activa en la subregión. Por estas razones, impulsa su agenda propia de seguridad a lo interno de la UE y logra una mayor implicación del bloque comunitario en la financiación de las misiones de paz promovidas por Francia en el seno de la ONU. París ha mantenido su política de injerencia en los asuntos internos de los países africanos y sigue demostrando un alto interés desde el punto de vista militar por el “combate” contra los grupos terroristas en la región, sobre todo por ser su área de influencia la más afectada. No obstante, la importancia de la relación con Nigeria es significativa y está ubicada al nivel estratégico.

A raíz del secuestro masivo de las adolescentes en Chibok y la campaña internacional lanzada, se efectuó en mayo de 2014 una Cumbre en París entre los jefes de Estado de Benín, Níger, Chad, Camerún, Nigeria y Francia, con participación de representantes de Estados Unidos y Reino Unido. En esta reunión de alto nivel se acordó, entre otras medidas, declarar la guerra a BH, aumentar la cooperación militar y de inteligencia, reforzar la seguridad fronteriza, el desplazamiento de efectivos hacia el lago Chad, pero no se contempló la posibilidad de una intervención militar mancomunada.

A raíz de los acuerdos de la Cumbre, comenzaron a llegar los efectivos norteamericanos, junto a un grupo de oficiales de inteligencia del FBI y expertos en liberación de rehenes. De igual manera, se hicieron presentes células de inteligencia con agentes británicos e israelíes. Las autoridades federales de Nigeria plantearon que no se iba a desarrollar ninguna operación militar por parte de Occidente en el país. Alrededor de 20 expertos del servicio de inteligencia externa de Francia (DGSE) con conocimiento en observación de datos satelitales fueron enviados por París para sumarse a los agentes de Estados Unidos y Gran Bretaña.

Francia ha mantenido su política de militarización de la subregión con importantes bases en Gabón y en Chad. La base en N’Djamena ha sido convertida en el centro de mando de la Operación Barkhane, de lucha contra el terrorismo en la zona del Sahel-Sahara, con el mandato de realizar operaciones transfronterizas en materia antiterroristas y evitar la emergencia de un nuevo santuario de grupos terroristas como ocurrió en Mali durante el 2012[13]. Esta operación fue lanzada por el presidente francés François Hollande el 15 de julio de 2014 y vino a ser la continuidad de la Operación Serval establecida en Mali durante el 2013.

Esta Operación es parte del reposicionamiento militar francés en el Sahel. Por este concepto, las fuerzas francesas en Chad pasaron de 950 a 1250 hombres, con centro de comando en N’Djamena, una base aérea en Kossei, con dos más pequeñas en las regiones norteñas de Faya Largeau y Abéché, ambas cerca de la frontera con Libia. Al mismo tiempo ha estado realizando labores de inteligencia alrededor del Lago Chad, apoyando logísticamente con municiones y combustibles a la coalición multinacional y especialistas militares para coordinar las acciones militares en las regiones de Níger.

De acuerdo con el ministro francés de Defensa, Jean-Yves Le Drian, la nueva fuerza cuenta con cuatro bases regionales: un grupo de batalla del desierto en Gao, Malí con mil efectivos; otra de las fuerzas aéreas en N’Djamena con un total de 1300 tropas; las Fuerzas Especiales en Uagadugú, Burkina Faso y centro de inteligencia en Niamey, Níger. Otras Bases temporales avanzadas también se instalaron en Madama (norte de Níger), Tessalit (norte de Malí) y en el norte de Chad. Chad se convirtió, de esta manera, en el epicentro de las acciones militares galas. Un total de 3 mil soldados se mantienen movilizados para cubrir el amplio rango del Sahel. Las tropas francesas han estado respaldadas por seis aviones de combate, 20 helicópteros y tres aviones no tripulados o drones. Esta Operación ha estado bajo el mando del General Jean-Pierre Palasset.[14]

Los países africanos de la región del Sahel incluidos en este programa reciben más financiamiento en cuanto a medios logísticos y entrenamiento, y están también respaldados por los acuerdos de cooperación militar suscritos con Francia desde la década de 1960. Mauritania había firmado con Francia un acuerdo en materia antiterrorista en noviembre de 2013. Este programa no afecta las tradicionales misiones militares de Francia en el resto de África, como las 350 tropas desplegadas en Senegal y las 450 en Gabón[15]. Se ha incrementado de esta manera el accionar militar galo en esta área como resultado de la implementación de esta Operación, que ha permitido la recomposición de las tropas francesas en el Sahel.

Reino Unido no ha tenido una posición determinante en adoptar medidas contra BH. Su participación militar ha sido muy puntual en el plano del asesoramiento en materia de inteligencia y aseguramiento logístico. Incluso sus programas financieros instrumentalizados a través del Britain’s Department for International Development (DfID), ha destinado para Nigeria en 2015 solo 6 millones de dólares mientras que para Siria el monto fue de 635 millones, aunque anunció unos 42 millones en “ayuda humanitaria” para el país en un período de tres años, centrado en el desarrollo del sector privado, los “refugiados” y para “luchar” contra la corrupción en el sector de la seguridad.[16] Este enfoque sigue sin tener en cuenta la solución de los problemas económicos del país y la exclusión social en el norte.

Organismos regionales como la UA, la CEDEAO y el G5: En el plano de las posturas regionales destacan las posiciones asumidas por el llamado Grupo G5 del Sahel, integrado por Burkina Faso, Mali, Mauritania, Níger y Chad. En las reuniones cumbres de este nuevo mecanismo de concertación político se han adoptado importantes instrumentos en materia antiterrorista que ha permitido una mayor cohesión en las medidas a implementar para contrarrestar el flagelo del terrorismo en la zona del Sahel, aunque sigue primando el enfoque militar al problema.

Un rol importante en la obtención de los resultados alcanzados contra BH lo desempeñó también la Fuerza Multinacional de Acción Rápida (Multinational Joint Task Force, MNJTF) conformada por tropas de Nigeria, Níger y Chad para combatir la presencia de Boko Haram en las inmediaciones del Lago Chad. En total unos 8700 efectivos serán movilizados por Benín, Camerún, Níger, Nigeria y Chad en la lucha contra el grupo terrorista nigeriano Boko Haram. El contingente incluyó sobre todo a militares, pero también a elementos de la policía e incluso a civiles, según un mandato del Consejo de Seguridad para traspasar a la UA el control de dicha fuerza multinacional (Fuerza Africana de Lucha contra Boko Haram).

La Fuerza Multinacional Mixta ha logrado recuperar varias ciudades y poblados de la región alrededor de 70 localidades llegaron a estar bajo control de BH como la ciudad nigeriana de Damasak, uno de los principales feudos del grupo terrorista. Este avance es el resultado de la primera gran ofensiva contra el grupo en el noreste de Nigeria desde la creación, a comienzos de 2015, de esa fuerza de los países ribereños del Lago Chad. Las tropas de la región aseguraban las zonas fronterizas mientras que el ejército nigeriano atacaba desde el sur. Estas acciones militares han provocado también una mayor dispersión de las células de BH y se han infiltrado hacia regiones menos “aseguradas” militarmente como el sur de Níger y la zona montañosa fronteriza con Camerún[17].

A modo de conclusión:
  •  El contexto político en Nigeria sigue siendo el de más alta inestabilidad dentro de la subregión del África occidental. En esta situación influyen de manera directa los conflictos internos derivados de la permanencia de los grupos armados en la región del Delta del Níger, cuyas esporádicas acciones constituyen todavía un factor de desestabilización en el sur y de proliferación de grupos violentos vinculados o no a Boko Haram. 
  • En la medida en que las ofensivas militares por parte del gobierno nigeriano se fortalecen y se reduce el teatro de operaciones de BH dentro del país, sus acciones son cada vez más transfronterizas. 
  • Sus actividades terroristas no se limitan a las zonas septentrionales. Este factor religioso de corte islámico radical se mantiene como la principal causa de la regionalización de los conflictos en el norte, al afectar directamente a países vecinos como Níger, Chad y Camerún.
  • Sus zonas de mayor impacto se concentran sobre la amplia frontera compartida con Níger, Chad y Camerún en torno al Lago Chad.
  • Por lo tanto, se mantienen la militarización de esta zona por parte de los efectivos de los países afectados. 
  • Las medidas adoptadas por el gobierno han posibilitado disminuir paulatinamente el nivel de violencia y la cantidad de acciones desarrolladas por los terroristas de Boko Haram.
  • En este contexto, toman auge otros grupos de corte islamista, pero menos radicales, como Ansaru y el Movimiento Yusufiya, que se han desmarcado de los métodos violentos empleados por Boko Haram. Estos grupos siguen constituyendo una amenaza para la seguridad interna del país.
Bibliografía
Ahmad, Romoke W. Chibok - U.S. Envoy Meets Security Operatives, Drone Action Likely. Disponible en: http://allafrica.com/stories/201405091598.html
El ejército de Nigeria lanza una ofensiva aérea contra el líder de Boko Haram. EFE, Lagos, Nigeria, 23 de agosto de 2016. Disponible en: http://www.elmundo.es/internacional/2016/08/23/57bbfee5b45e2.html
Escobar Stemmann, Juan José. Salafismo en el Sahel: lo que Europa se juega. Política Exterior 152. Disponible en: http://www.politicaexterior.com/articulo?id=5107
Gnanguênon, Amandine. Operation Barkhane: a show of force and political games in the Sahel-Sahara.19 de agosto de 2014. Disponible en: http://www.issafrica.org/iss-today/operation-barkhane-a-show-of-force-and-political-games-in-the-sahel-sahara
Greenwood, Phoebe. UN accused of failing as north-east Nigeria at risk of famine. Maiduguri, 14 de julio de 2016. Disponible en: https://www.theguardian.com/world/2016/jul/14/un-accused-of-failing-as-nigerian-food-crisis-threatens-hundreds-of-thousands
Le présidenttchadien a effectuélundi une visite d’amitié et de travail à Niamey. 21 de septiembre de 2015. Disponible en: http://www.renaissanceniger.com/-president-tchadien-effectue-visite-travail-niamey
Maclean, Ruth e Isaac Abrak. Isis tries to impose new leader on Boko Haram in Nigeria. 5 de agosto de 2016. Disponible en: https://www.theguardian.com/world/2016/aug/05/isis-tries-to-impose-new-leader-on-boko-haram-in-nigeria
Maclean, Ruth. UK notdoingenough for conflict-strickennorthern Nigeria, MPswarn. Dakar, 27 de julio de 2016. Disponible en: https://www.theguardian.com/global-development/2016/jul/27/uk-northern-nigeria-boko-haram-mps
Naranjo, José. Disputas internas dividen a Boko Haram. Dakar, 4 de agosto de 2016. Disponible en: http://internacional.elpais.com/internacional/2016/08/04/actualidad/147031_899173.html
___________. El ISIS anuncia un nuevo líder de la secta yihadista Boko Haram. Dakar, 3 de agosto de 2016.  Disponible en: http://internacional.elpais.com/internacional/2016/08/03/actualidad/14702586.html
____________. La coalición contra Boko Haram recupera uno de los feudos del grupo terrorista. Dakar, 31 de julio de 2016. Disponible en: http://internacional.elpais.com/internacional/2016/07/30/actualidad/1469907930_604919.html
____________. La ofensiva de Boko Haram en Níger obliga a 50.000 personas a huir de su casa. 9 de junio de 2016. Disponible en: http://internacional.elpais.com/internacional/2016/06/08/actualidad/11.html
Obama despliega tropas para rescate de niñas secuestradas en Nigeria. EFE, 21 de Mayo 2014. Disponible en: Disponible en: http://www.rpp.com.pe/2014-05-21-obama-despliega-tropas-para-rescate-de-ninas-secuestradas-en-nigeria-noticia_693858.html
Sahel: "Barkhane" démarre le 1er aoûtdernière. 19 juillet 2014. Disponible en: http://www.bbc.co.uk/afrique/region/2014/07/140719_barkhane-sahel.shtml
United States Department of State Publication. Bureau of Counterterrorism. Country Reports on Terrorism 2014. Junio de 2015, pp. 38 y 39. Disponible en: http://www.state.gov/DownloadId-5B1FD6C/568E09F5-E934-4B0B-94D4-6F44BEE7CE3C/documents/organization/239631.pdf



[1]Muhammadu Buhari procede del estado norteño de Katsina, fue presidente de Nigeria entre diciembre de 1983 y agosto de 1985 tras obtener el poder a través de un golpe de Estado. Se presentó como candidato presidencial en las elecciones de 2003, 2007 y 2011, y quedó en segundo lugar. 
[2]El ejército de Nigeria lanza una ofensiva aérea contra el líder de Boko Haram. EFE, Lagos, Nigeria, 23 de agosto de 2016. Disponible en: http://www.elmundo.es/internacional/2016/08/23/57bbfee5b45e2.html
[3]Ruth Maclean e Isaac Abrak. Isis tries to impose new leader on Boko Haram in Nigeria5 de agosto de 2016. Disponible en: https://www.theguardian.com/world/2016/aug/05/isis-tries-to-impose-new-leader-on-boko-haram-in-nigeria
[4]José Naranjo. Disputas internas dividen a Boko HaramDakar, 4 de agosto de 2016. Disponible en: http://internacional.elpais.com/internacional/2016/08/04/actualidad/1470310372_899173.html
[5]El General Waldhauser fue designado al frente del AFRICOM el 18 de julio de 2016.

[6]José Naranjo. El ISIS anuncia un nuevo líder de la secta yihadista Boko HaramDakar, 3 de agosto de 2016.  Disponible en: http://internacional.elpais.com/internacional/2016/08/03/actualidad/14702586.html

[7]Juan José Escobar Stemmann. Salafismo en el Sahel: lo que Europa se juega. Política Exterior 152. Disponible en: http://www.politicaexterior.com/articulo?id=5107

[8]Le présidentt chadien a effectué lundi une visite d’amitié et de travail à Niamey21 de septiembre de 2015. Disponible en: http://www.renaissanceniger.com/-president-tchadien-effectue-visite-travail-niamey

[9]United States Department of State Publication. Bureau of Counterterrorism. Country Reports on Terrorism 2014.Junio de 2015, pp. 38 y 39Disponible en: http://www.state.gov/DownloadId-5B1FD6C/568E09F5-E934-4B0B-94D4-6F44BEE7CE3C/documents/organization/239631.pdf

[10]Phoebe Greenwood. UN accused of failing as north-east Nigeria at risk of famineMaiduguri, 14 de julio de 2016. Disponible en: https://www.theguardian.com/world/2016/jul/14/un-accused-of-failing-as-nigerian-food-crisis-threatens-hundreds-of-thousands

[11]José Naranjo. La ofensiva de Boko Haram en Níger obliga a 50.000 personas a huir de su casa. 9 de junio de 2016. Disponible en: http://internacional.elpais.com/internacional/2016/06/08/actualidad/11.html

[12]Romoke W. AhmadChibok - U.S. Envoy Meets Security Operatives, Drone Action LikelyDisponible en: http://allafrica.com/stories/201405091598.html y Obama despliega tropas para rescate de niñas secuestradas en Nigeria. EFE, 21 de Mayo 2014. Disponible en: Disponible en: http://www.rpp.com.pe/2014-05-21-obama-despliega-tropas-para-rescate-de-ninas-secuestradas-en-nigeria-noticia_693858.html

[13]Sahel: "Barkhane" démarre le 1er août dernière. 19 juillet 2014. Disponible en: http://www.bbc.co.uk/afrique/region/2014/07/140719_barkhane-sahel.shtml
[14]Entre el 2010 y el 2011 dirigió las fuerzas francesas de la Operación  Licorne en Costa de Marfil, en una acción militar para deponer a Laurent Gbagbo. También comandó las fuerzas francesas en Afganistán en 2011 y 2012. 
[15]Amandine Gnanguênon. Operation Barkhane: a show of force and political games in the Sahel-Sahara.19 de agosto de 2014. Disponible en: http://www.issafrica.org/iss-today/operation-barkhane-a-show-of-force-and-political-games-in-the-sahel-sahara
[16]Ruth Maclean. UK not doing enough for conflict-stricken northern Nigeria, MPs warnDakar, 27 de julio de 2016. Disponible en: https://www.theguardian.com/global-development/2016/jul/27/uk-northern-nigeria-boko-haram-mps
[17]José Naranjo. La coalición contra Boko Haram recupera uno de los feudos del grupo terrorista. Dakar, 31 de julio de 2016. Disponible en: http://internacional.elpais.com/internacional/2016/07/30/actualidad/1469907930_604919.html

No hay comentarios: