sábado, 9 de mayo de 2020

Radiografía de una epidemia. Reflexiones entre precarización y camisolines. Voluntariado y voluntarismo: cuando la urgencia se nos presenta como moralmente impostergable, por Guido Crespi*


 “Hay que hacer la ignominia más ignominiosa, publicándola” (K. Marx)

Rosario – Santa Fe 27 de Abril del año 2020 


Los que siguen son dos textos que han sido escritos al calor de lo que nos está sucediendo a muchos trabajadores de la salud no sólo desde el comienzo de la epidemia de Covid-19, sino desde antes, siendo esta una situación que profundiza y agudiza cierto malestar. Abierto a críticas, disidencias y consonancias, el deseo de quien escribe es que sea un documento de utilidad para toda aquella persona interesada en profundizar una discusión honesta, seria y respetuosa sobre las condiciones en las que se está abordando esta epidemia. 
   A comienzos de marzo del 2020, el brote de la nueva cepa de Coronavirus (Covid-19) que comenzó afectando a China en los últimos días de 2019 en la región de Wuhan y que acabó por extenderse a casi todo el mundo, comenzó a dar sus primeros pasos en nuestro país. El caso 0 se detectó el 3 de marzo, y ya para ese momento las alarmas mediáticas estaban encendidas hace unos días pues el virus parecía extenderse de manera letal sobre Italia, donde aún no había llegado a su pico. A pesar de una “subestimación” por parte del ministro de salud de la Nación, quien declaraba estar más preocupado por el dengue, el gobierno nacional tomó en poco tiempo la determinación de abordar la -para en esos días ya declarada- pandemia y la semana del 20 marzo comenzó el período de aislamiento social y preventivo que hasta hoy, 27 de abril, sigue rigiendo y seguirá al menos hasta el 10 de mayo. 
   Muchas han sido las discusiones alrededor de este tópico, que hegemonizó absolutamente todas las agendas nacionales e incluso las internacionales. La principal, quizás, ha sido y viene siendo aquella en relación a la capacidad de los sistemas de salud de dar respuesta a esta epidemia. Cuántas camas se disponen, cuántos trabajadores de la salud, cuántos equipos de protección personal, cuántos testeos, en qué dependencias se van a centralizar, intervención de las clínicas que no cumplan los protocolos, etc. Dentro del ámbito de la salud, esta situación puso de manifiesto la opresión a la cual ya cotidianamente nos vemos sometidos gran parte de quienes desempeñamos una tarea en dicho ámbito. Regímenes de monotributo (incluso dentro del estado), ley de supervivencia del más apto, bolsas de trabajo virtuales donde miles de colegas médicos rapiñan la mejor (peor) oferta salarial, aportes a una caja profesional sin estructura solidaria, condiciones de ambiente de trabajo altamente inestables y variables, ofertas de trabajo donde priman la atención de urgencias y emergencias - dejando así de lado cualquier oportunidad real de construir salud en estrategias de promoción y prevención, etc- profundizando la alienación en el trabajo médico (la guardia es lo más parecido a una línea de montaje o un barco oriental de manufactura: pacientes como objetos y horas y horas sin descanso “al servicio de la comunidad”). 
   Claro, todas estas situaciones estaban silenciadas, o las luchas por su mejoramiento no tenían el poder para ganar las primeras planas. Quizás ahora la conciencia de la ignominia, al decir de algún filósofo prusiano, ha sido puesta de manifiesto por la situación de epidemia. Con niveles de saturación informativa alarmantes e incapacidad llamativa de los distintos estamentos estatales para poder dar respuestas al personal de salud en torno a esta epidemia (sólo enfatizo sobre la responsabilidad estatal, pues disiento con las lógicas de „responsabilidad social empresarial‟ que se le pide en consonancia a los CEOS y dueños de sanatorios o empresas de salud; su lógica es otra y es como pedirle peras al olmo), los trabajadores de la salud nos encontramos en la primera línea de contención estratégica de la enfermedad con las mismas condiciones de precariedad a las que ya estábamos sometidos. Y aún hay más.

Para leer el artículo completo haz clic aquí


* Trabajador de la salud. Médico egresado Facultad de Ciencias Médicas-UNR. Docente invitado en la materia electiva “Salud Pública: aspectos históricos y epistemológicos. Perspectivas y debates actuales”. Colaborador docente en la cátedra de Medicina y Sociedad. guidocrespi@outlook.com


Paro de médicos residentes | Se movilizaron desde e... | Página12
(foto: Pagina 12/Télam)

martes, 7 de abril de 2020

Coyuntura de África N° 1

Año 1. Número 1
Primer trimestre de 2020
Ramiro de Altube
ISSN: en trámite
Lic. Creative Commons



“Sólo cuando el orden establecido se acepta como medida de todas las cosas, 
se convierte en verdad su mera reproducción en la conciencia”. 
(Theodor Adorno, Prismas)

“Un recurso natural no puede ser sino una bendición divina. Es su uso lo que puede ser una maldición. 
El gas, el petróleo, los fosfatos, el zircón, el oro. Tanta riqueza que tenemos y no nos beneficiamos. 
Esa maldición se puede transformar en crisis. Muchos países en el mundo han sido desestabilizados por multinacionales porque una nueva dinámica política ha querido poner ésto en cuestión. Eso es lo peligroso”. 
(Ousmane Sonko, opositor y líder panafricanista senegalés, 2 de febrero de 2020).

En la última semana de septiembre de 2019, en la ciudad de Nueva York, durante una cumbre de la Organización de las Naciones Unidas (ONU), un grupo de expertos/as de la Organización Mundial de la Salud (OMS) y el Banco Mundial (BM), presentaron un informe donde advertían que "el espectro de una urgencia sanitaria global se vislumbra en el horizonte" y que “hay que prepararse para lo peor”. 
El documento incluye un balance de las actitudes y políticas tomadas por los principales “líderes” del mundo luego de las últimas epidemias y problemas sanitarios de alcance global, entre los cuales consideran la última epidemia de ébola en el África subsahariana. La conclusión de lxs investigadores es que, más allá de los miedos y preocupaciones iniciales, luego del paso del pico agudo de las enfermedades, se relajan las medidas de prevención y los programas sanitarios se abandonan, aún cuando en términos financieros resultarían a la postre menos costosos que las medidas que se deben tomar una vez desatada la epidemia. 
Esta actitud tiene raíces en la confianza que los núcleos occidentales tienen en sí mismos y en la civilización que habitan. La historia del capitalismo occidental tiene muestras de sobra de las relaciones estrechas entre confianza y crisis estrepitosa. En este caso el informe decía: "Europa y Norteamérica se sienten muy a salvo, pero hay que explicar a la gente que, en un mundo interdependiente, cualquier brote puede afectar, como mínimo, a los países vecinos. Todavía no somos conscientes de lo conectado que está este planeta a través del transporte aéreo. En cuestión de horas puedes haber llevado cualquier enfermedad de un lado del globo a otro”. Por todo ello los expertos proponían: “Si queremos empezar a prepararnos ya, hay que instalar laboratorios en zonas en riesgo, preparar personal cualificado como epidemiólogos e informar a la población para que ellos mismos sean los primeros que den la voz de alarma.” (El País, 5-10-2019).
Lamentablemente, como sabemos, la dinámica de funcionamiento del capitalismo impide que razones de índole humanitaria o ecológica primen sobre las relaciones de poder y rentabilidad que están en la base y son el principal objetivo del funcionamiento del conjunto. En ese maquinaria estamos incorporados y la difusión de la pandemia del coronavirus (Covid 19) es una muestra contundente y tremenda de ello. Pero este drama sanitario mundial - que se suma a otros ya existentes que vive la humanidad desde hace tiempo - no puede ser considerado ninguna sorpresa. Forma parte de una crisis profunda y estructural iniciada en 2008, que no ha encontrado solución hasta hoy y que muestra su forma más aguda en la difusión vertiginosa de este nuevo virus por todo el globo terráqueo. 
Esta etapa aguda de la crisis capitalista iniciada y contínua desde 2008, encuentra en la coyuntura de África su expresión en diferentes procesos históricos que iremos presentando de modo secuencial y alternativo. Tales procesos incluyen hechos, sucesos, situaciones y acontecimientos que están influenciados por determinaciones de distinta índole: a) del corto plazo de la etapa post-caída del muro de Berlín, b) del mediano plazo del período “independentista” (desarrollado desde la segunda postguerra) y c) del largo plazo, que incluye la colonización europea (desde el último cuarto del siglo XIX), el extenso período de la trata negrera (desde fines del siglo XV) y toda la historia  previa de los “reinos africanos tradicionales”. 
Por supuesto, estos procesos históricos presentes en la coyuntura africana están en plena transformación a partir del aislamiento y las políticas de emergencia que están tomando todos los paises implicados. La analogía hasta ahora pertinente es la de la crisis de 1930 y sus derivas espeluznantes.

sábado, 28 de marzo de 2020

Contagio Social: Guerra de clases microbiológica en China. (Chuang)

Acercamos un artículo anónimo, publicado en el blog Chuang, de China, y traducido al castellano por el blog Artilleria Inmanente. Aparecido como una visión crítica desde aquel país en princípios de febrero, hace una reflexión sobre el despliegue represivo del aparato estatal chino en el aislamiento de Wuhan. Pero también nos propone una relación interesante y plausible, entre el aparecimiento del nuevo Coronavirus con las manipulaciones humanas en la producción industrial de carnes y la concentración de las grandes urbes. Esa relación también es extensiva, como lo han alertado algunos investigadores, a la expansión, en escala mundial, de la invasión de ecositemas en vista de la sed capitalista por nuevas tierras para la explotación agroganadera, en la superfície, así como del boom de actividades mineras y la consecuente invasión de los subsuelos.

En fin, una lectura obligatoria para la reflexión necesaria sobre la insistencia y renovación de un sistema peligroso para el Planeta y la vida en general.


Clique aqui para leer el artículo

domingo, 1 de septiembre de 2019

"Prolegómenos a una historia de las religiones", por Angelo Brelich


Puech, Henri-Charles (comp.), Historia de las Religiones. Vol. I, Siglo XXI, México, 1983.
Prolegómenos a una historia de las religiones


 Desde hace más de un siglo --y precisamente después de la publicación de las primeras grandes obres de F. Max Müller-- se habla de la “historia de las religiones” o de la "historia comparada de las religiones” como de una disciplina científica a la altura de cualquier otra. Todavía hoy, sin embargo, no parece que la existencia y la razón de ser de dicha disciplina se acepten como obvias a igual título, por ejemplo, que la filología clásica, la historia de la literatura, la lingüística, la egiptología y otras disciplinas humanísticas. En ningún país se prevé la inclusión de la historia de las religiones en los estudios de enseñanza media, mientras que en todas partes, junto a la historia política, se estudian la de literatura, filosofía o arte. El número de cátedras universitarias para dicha materia es asimismo muy restringido, y pueden contarse con los dedos de la mano las publicaciones periódicas especializadas en el tema. Esta situación de hecho refleja una incertidumbre general --cuando no un escepticismo declarado-- frente a la justificación teórica o a la posibilidad práctica de la historia de las religiones como una disciplina autónoma.
Teóricamente, una disciplina científica autónoma --es decir, relativamente autónoma, puesto que la autonomía absoluta no es propia de ninguna disciplina científica (la filología clásica, por ejemplo, recurre a la lingüística, a la paleografía, a la historia antigua, etc., y viceversa)-- se justifica en la medida en que sus métodos y objeto son específicos y no pueden confundirse con los de ninguna otra. Una constatación tan simple basta para plantear una serie de problemas harto complejos: serán ellos los que constituyan el contenido de los presentes prolegómenos.

"El legado económico de Mandela", por Michael Roberts (traducción)

“El legado económico de Mandela”, por Michael Roberts.


Traducción: Ramiro de Altube.[1]
                                                                                                                                           
Resultado de imagen para mandelaLa muerte de Nelson Mandela nos recuerda la gran victoria que las masas negras de Sudáfrica lograron sobre el violento, cruel y regresivo sistema del apartheid, primero alentado por el imperialismo británico y luego adoptado por la reaccionaria y racista clase dominante de Sudáfrica para preservar los privilegios de una pequeña minoría. Mandela pasó 27 años en la cárcel y las personas que él representaba libraron una larga y dura batalla para derrocar a un régimen grotesco, respaldado por las grandes potencias imperialistas, incluidos los EE.UU., durante décadas.
            A pesar de los esfuerzos de los conservadores británicos, particularmente bajo Margaret Thatcher, ganadora y jefa máxima (“diner-in-chief”) de todos los reaccionarios a nivel mundial, y los otros líderes imperialistas, el régimen sudafricano fue finalmente puesto de rodillas por los sacrificios de millones de sudafricanos negros: la fuerza de trabajo en las minas, los niños en las escuelas y el pueblo en los distritos segregados. Ellos fueron apoyados por las acciones solidarias de los trabajadores y el pueblo en la mayoría de los países a través de boicots, huelgas y campañas políticas. Fue una gran derrota para las fuerzas de la reacción en Gran Bretaña y Estados Unidos.

Tratado de Nankín - Fragmentos (traducción), por Virginia Monti y Ramiro de Altube

FRAGMENTOS DEL TRATADO DE NANKÍN, firmado el 29 agosto de 1842. [Tomado de: Asia for Educators. Una iniciativa del Instituto Weatherhead de Asia Oriental de la Universidad de Columbia]
Traducción: Virginia Monti y Ramiro de Altube (UNR)
-Septiembre de 2015-
Introducción
Tras la derrota de China por los británicos en la Guerra del Opio de 1839-1842, se impusieron las siguientes condiciones al Gobierno chino en un tratado firmado en la ciudad de Nankín.
http://www.diegosalvador.com/imagenes/Tratado_Nanking.jpg
Artículo I
De aquí en adelante habrá paz y amistad entre… (Inglaterra y China) y entre sus respectivos súbditos, quienes gozarán de seguridad y protección plenas tanto personal como de sus propiedades dentro de los dominios del otro.

sábado, 31 de agosto de 2019

Thomas Macaulay y la India británica, por Lucía Delmastro

Introducción
  
Para la realización de la siguiente monografía, decidí llevar a cabo un análisis de fuentes, a fin de comprender algunos aspectos determinados de la dominación británica en la India, centrándome en el período comprendido entre fines del SXVIII hasta principios del SXX.
Las fuentes elegidas para el análisis son fuentes primarias de carácter público, provenientes del poeta, historiador y político inglés Thomas Babington Macaulay, miembro del partido whig británico, quien tuvo la misión, en la primera mitad del SXIX, de diseñar un sistema educativo en la India.
A través de dicho análisis, se intentará demostrar cómo la función del intelectual, creador de ideología, es fundamental para sostener una situación de dominación sobre un territorio externo a la metrópolis, logrando la cooperación de los dominados y hasta su participación activa en dicha dominación, destacando el rol fundamental de la educación en la persecución de dichos objetivos.
Comenzaré con un breve recorrido histórico que introduzca la forma en que el dominio británico se fue afianzando en la India, dando lugar luego al análisis de fuentes propiamente dicho.
En el último apartado, haré hincapié en ciertos aportes teóricos y metodológicos de diferentes autores y corrientes, que considero sumamente útiles a la hora de abordar cuestiones como la dominación, el consentimiento, la educación, el discurso, etc.

La colonización francesa del África subsahariana y el estigma del negro, por Samir Nasif


Siguiendo a Samir Amin, el contraste centro/periferias es inherente a la expansión mundial del capitalismo en todas las etapas de su despliegue, incluso desde sus orígenes. Este proceso ha tomado diversas y sucesivas formas en estrecha relación con las características específicas de las distintas fases de acumulación capitalista1. Desde el siglo XVI el continente africano es saqueado, explotado y sus habitantes diezmados por los países centrales, económicamente hablando, de Europa. La trata negrera que precede al periodo colonial conoció formas extremas de humillación y tortura hacia la población negra del África. El desarrollo de la ciencia y de la técnica (planisferios, mapas, brújulas, nuevas embarcaciones, imprenta, armas de fuego, etc.) han permitido a los europeos avanzar territorialmente en la empresa colonialista2. Los negros del continente africano contribuyeron decisivamente en el despegue y el avance de la revolución industrial europea y americana. Teniendo en cuenta estos privilegios económicos de los que se beneficiaban solamente las potencias europeas entendemos que era sumamente necesario justificar y legitimar estas prerrogativas de lucro. De este modo, el negroafricano ha sido considerado un animal, se le ha negado su humanidad, se los ha tomado como una raza inferior, una especie carente e incapaz y, en el mejor de los casos, visto como un niño necesitado de tutela y guía, como una suerte de “racismo caritativo” que los considera apegados a las emociones y lejos de la razón. Estos estereotipos se vehiculizaron en el imaginario europeo a través de diversos mecanismos, por ejemplo, la prensa y la ‘ciencia’. Ambos fueron y son medios propagandísticos y legitimadores, forjadores de ideologia que dan al eurocentrismo su sostén teórico. Para ilustrar estas consideraciones tomaremos fuentes inherentes al colonialismo Francés de fines del siglo XIX, tratando de demostrar como la negritud fue y es una construcción europea estrechamente ligada a una racionalidad económica propia del capitalismo.

"Recúperese Japón de la tragedia atómica", por Ernesto Che Guevara

Publicado en la revista Verde Olivo el 19 de octubre de 1959.


Tras una pequeña escala en Birmania llegamos a Japón. El otrora floreciente imperio del Sol naciente constituido por un grupo de islas de naturaleza montañosa y volcánica, con una superficie de 370 mil kilómetros cuadrados, alimenta una población de más de 80 millones de seres humanos. Aunque decir «alimenta», para este país como para todos los asiáticos que conocimos, resulta optimista. Este gigante industrial alberga en su seno violentas contradicciones sociales, provenientes de la existencia de una antigua clase feudal que asimiló las exigencias de la máquina y adaptó su estructura a esta nueva era manteniendo intacto su privilegio político.

Sus 50 000 hectáreas cultivables son muy inferiores a las 80 000 que hay en Cuba (seis millones de cubanos dependen para su subsistencia de esa cantidad de tierra y en dos tercios de la misma deben producir sus alimentos los ochenta y tantos del Japón).

Séptima, por Virginia Monti



La psitácida pandilla,
con vetusta cantinela,
instrumentó la faena
que dio vuelta la tortilla.
La mujer no se arrodilla,
que les quede bien clarito.
Vengan, vean, los invito:
sigue habiendo llama y calle
y, si reparan en detalles,
todavía se oye el grito.

Sexta y última, por Virginia Monti



Color verde es nuestra lucha,

mas no es eso solamente:

si me deja que le cuente,

pa’ vindicar la cachucha

la pelea es cruel y es mucha.

Vil y ancestral es la herida,

pero estamos encendidas:

el derecho a decidir,

desear, gozar, vivir, 

es la llama más temida.


Décimas, por Virginia Monti

1
Bien amarillo es tu canto,
inarticulado estridor,
música para el sordo oidor,
para otros, mero espanto.
Pero jamás me atraganto,
pues cobardes hay de sobra,
mas no haré de mi zozobra
motivo de rendición.
Verás sincera es mi canción
porque suena sin maniobras.

2
Amarilla es tu alegría,
amargor alimonado,
con un toque acipayado,
con bailongo y apatía.
Aquí traigo mi poesía:
es mi única destreza.
Mi arma es la sutileza
para ver en el alarde, 
torpe danza de un cobarde,
el disfraz de la vileza.

3
Ya tu corte amarilla,
con decoro y elegancia,
tararea a la distancia
quién sabe qué pesadilla.
Tiene dura la mejilla
y a flor de piel el descaro.
Con mi canción yo disparo
y doy batalla tranquila:
la impudicia se aniquila
con víscera y juicio claro.

4
Es un canto de sirena
la retórica mauricia,
más que auténtica, ficticia,
embuste, engaño y escena.
Mas su empeño me da pena:
permanezco imperturbable,
nunca fui domesticable.
Su argumento se diluye
con el primero que intuye
la falacia miserable.

Va tornándose amarillo
el sentido de mi gente:
se transforma lentamente, 
aunque sufra el bolsillo.
Es más fuerte el latiguillo,
que la empiria y el olfato.
Sal hermano, de inmediato,
                   del sopor y la soñera:                  
la lucidez es la fiera
que destruye el aparato.



Urbanización y políticas urbanas en India. Desarrollo del caso Mumbai, por Facundo Recanati

Urbanización y políticas urbanas en India: Desarrollo del caso Mumbai


Objetivos:


Me propongo con este trabajo dar cuenta del desarrollo urbano de la India y como actúan las políticas urbanas neoliberales en la reestructuración de las ciudades bajo una lógica capitalista expresado en el proceso clasista de gentrificación, y la expansión a través de la búsqueda de nuevos espacios lucrativos para la inversión del excedente del capital (David Harvey). Para trabajar estos aspectos realizare un análisis del caso de la ciudad de Mumbay.


La india se presenta como uno de los países con mayor población urbana en el mundo. Sin embargo la gran mayoría de estas ciudades no han pasado por un desarrollo urbano como si vemos en grandes metrópolis como Paris, Nueva York o Londres. Quizás podamos considerar que el proceso de urbanización del Tercer Mundo estuvo ligado al desarrollo industrial que se daba en occidente. Estas ciudades en India así como también en otros países de Asia se nos presenta como un caos, debido a la falta de infraestructura, en gran parte es el resultado obtenido del pasado colonial y creo además de la migración campo-ciudad.

lunes, 10 de junio de 2019

PAN AND COMPANY, O EL LUJO DE TENER MIEDO EN VEZ DE HAMBRE, por Virginia Monti

—“Ataque de pánico”, dijo el especialista. “Trastorno de ansiedad, miedo”.

—“Miedo a qué”, le hubiera preguntado, y no lo hice.

Por definición, miedo se le tiene siempre a algo. El miedo a nada no existe. O, mejor dicho, el miedo a nada es lo contrario al miedo, es el arrojo. El pánico es “pan” y “co”; o sea, “pan and company”. Pan, porque si te das el lujo de tener pánico, es porque no tenés otra cosa, como por ejemplo hambre. Es decir, si tenés miedo, pero lo tenés en forma de ataque, es porque tenés pan. Company, porque el miedo nunca es tal si viene solo. La compañía del miedo son los fantasmas, pero no son los típicos fantasmitas de capa blanca. A estos no se los ve, y es porque no se los puede ver que el miedo en vez de ser miedo es pánico y llega de golpe. Vos estás lo más bien haciendo las cosas normales de la vida, como la cola del supermercado para comprar tu pan, y el pánico llega y te ataca. Se te oprime el pecho, se te dificulta la respiración, te suben las pulsaciones, te sudan las manos. Entonces, de repente, pasás de estar ahí a ya no poder estar en ninguna parte. El ataque de pánico es eso: la sensación de no poder ser ni estar.

Es como estar viendo el Aleph: la existencia toda en un mismo instante, todos los lugares del orbe, vistos desde todos los ángulos. Es abrumador.

miércoles, 22 de mayo de 2019

FILOSOFÍA PARA EL ESCARMIENTO, por Virginia Monti

Las cosas 
son,
están
y pasan.

Como ríos
furiosos,
fatales,
pasan.

En ríos
donde cosas
pasaron,
báñese dos veces
¡no!
dixit Heráclit.

jueves, 28 de marzo de 2019

LAS PALABRAS Y LA MUERTE DE LAS COSAS, por Virginia Monti

Además del Yoga, hay otro ejercicio que puede ser muy saludable si se lo practica con frecuencia: detenerse a cuestionar lo naturalizado. A diferencia del Yoga, que tiende al apaciguamiento físico, mental y espiritual, este otro ejercicio requiere de nosotros un acto de valentía extrema. Cuestionar lo naturalizado supone una entrega absoluta a la incertidumbre y al desasosiego. Implica sacudir los cimientos y arrasar con toda certeza hasta quedar en el más profundo estado de vulnerabilidad; esto es, en pelotas. La cosa naturalizada que vamos a cuestionar es el lenguaje, así que siéntese cómodo y respire hondo.

viernes, 22 de marzo de 2019

EL MÉTODO DIALÉCTICO DE CONOCIMIENTO Y TRANSFORMACIÓN, por Mario A. Chavero

Parte III



MARX Y EL MÉTODO ASCENSIONAL, DE ASCENSO DE LO ABSTRACTO A LO CONCRETO O DE LA ECONOMÍA POLÍTICA.

...que Dios le inspire o que Dios le ampare,
que esos no se han enterado
que Carlos Marx está muerto y enterrado.
J. M. Serrat. Disculpe el señor.

Marx trata la dialéctica en varios pasajes de su obra sin llegar a hacer nunca una exposición sistemática. Es consciente de la importancia de este tópico y llega a lamentarse por esa falencia en su producción y a ilusionarse con la posibilidad de realizar dicha tarea.[1]

martes, 19 de marzo de 2019

EL MÉTODO DIALÉCTICO DE CONOCIMIENTO Y TRANSFORMACIÓN, por Mario A. Chavero

Parte II


EL MÉTODO DIALÉCTICO EN HEGEL (1770-1831)

Para abordar la exposición de la dialéctica en este autor creemos necesario comenzar recordando a “vuelo de pájaro” la taxonomía general. Linneo[1] propuso un sistema de categorías ordenado jerárquicamente, las categorías menores dentro de las más grandes. De “menor” a “mayor”: Especie[2], Familia, Orden, Clase, Filo. A estas se podrían agregar la categoría Género (entre Especie y Familia) y finalmente la categoría Reino, que las “engloba” a todas.

martes, 12 de marzo de 2019

EL MÉTODO DIALÉCTICO DE CONOCIMIENTO Y TRANSFORMACIÓN, por Mario A. Chavero


Parte I [1]

DIALÉCTICA: INTRODUCCIÓN AL TEMA
¿Qué es la dialéctica? ¿Es una disciplina? ¿Es un paradigma? ¿Es un método? ¿Es un “abordaje” o una “perspectiva”? No hay una respuesta única ni simple. En este escrito se intentará realizar un pequeño rastreo histórico del concepto y se ubicará su uso entre ciertos filósofos o corrientes científicas. En textos siguientes se abordará la dialéctica en tanto método.

miércoles, 6 de febrero de 2019

RESEÑA DE "VILLAZO: LA GRAN GESTA OBRERA EN VILLA CONSTITUCIÓN" DE OCTAVIO CRIVARO, por Rodrigo López

Villazo: la gran gesta obrera en Villa Constitución (Ediciones IPS, 2018), de Octavio Crivaro, se propone como un ensayo que busca recuperar las lecciones estratégicas de uno de los capítulos más radicalizados y avanzados de la clase trabajadora argentina, que incluyó además una destacada participación de las mujeres, las familias y el conjunto de la “comunidad obrera” del pueblo de Villa Constitución en los años 70.